Archivo de la etiqueta: Legión de Sanidad de las Fuerzas Armadas

A mi madre: Margarita Amparo Álvarez Bragança y a la Fundación: Legión de Sanidad Militar


Este espacio es mi lugar en el mundo, para compartir conocimientos, dar opiniones, y ser libre de equivocarme, y libre de decir cosas que pueden no ser bien vistas cuando uno está asesorando o tiene que tomar posiciones que deben ser conservadoras o que impliquen menos riesgos para un cliente, accionista, directores, empresas, etc. Pero como decía el filósofo español José Ortega y Gasset, en su obra: Meditaciones del Quijote, de 1914; «yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo».

Y siempre he pensado que es así, no existe una dualidad de una persona en un ámbito y luego otra en otro espacio, eso que se dice que uno deja al entrar al trabajo sus problemas y luego al salir se los vuelve a colgar, no lo comparto; porque es como dice Ortega y Gasset, es indisoluble las circunstancias que uno vive. Que mi madre haya fallecido, no me hace especial en el mundo pero sí me afecta a mi; mi espíritu, mi mente, mis pensamientos, mi estado de ánimo; la vida ya no será igual para mi; y necesito dedicarle un pequeño momento. No importa si no lo leen, lo escribo para mi, para mis hijos y quizás para alguien que quiera saber de ella; porque para mi sí fue especial.

de Wikipedia: La boda de Luis Alonso o La noche del encierro es un sainete lírico (zarzuela) en un acto, dividido en tres cuadros, en verso, con música de Gerónimo Giménez y libreto de Javier de Burgos. Se estrenó en el Teatro de la Zarzuela de Madrid, el 27 de enero de 1897. Su intermedio instrumental es probablemente el más popular de la zarzuela. Castañuelas de Lucero Tena

Sigue leyendo

La muerte es el fin de una vida, pero es el nacimiento de un sin fin de trámites, gastos e impuestos desconocidos


REFLEXIONES y ANÁLISIS propios

en Instagram: /darioabilleiracontador

Desde que hago el blog, muchas veces escribo sobre mi experiencia; como cuando nació mi último hijo en año 2013; ahora he vivido el fallecimiento de mi padre y si bien aún estoy como en una irrealidad, no puedo seguir publicando como si no hubiese pasado nada.
Hace poco me compartieron el Poema de Mario de Andrade llamado: Mi alma tiene prisa. En que el autor magistralmente, hace una analogía entre los años de vida que le restan a una persona, con los caramelos cuando un niño se da cuenta que tiene pocos en la bolsa, y a esos últimos los saborea más. A mi me pasa lo contrario, quizás porque estoy en la parte de la U en la que los economistas canadienses Shawn Grover y John Helliwell, descubrieron que los seres humanos llegan a la máxima infelicidad en el entorno de los 55 años, y luego comienza a subir nuevamente; o porque no quiero mentirme al ver la realidad; una realidad que estaba pero no es lo mismo saber que existe que experimentarla. No es lo mismo (seguramente) saber que hay millones de personas que no tienen agua, que sufren el hambre (y mueren por falta de comida), y otra es vivirlo (gracias a Dios no lo viví y por más empatía que uno se esfuerce en tener, no se sabrá lo que es si no se lo vive en carne propia). No es lo mismo abrir el diario, beber lentamente un café y leer las desgracias de los demás, que pasar a ser protagonistas de una desidia social en que sabemos que no va a cambiar, porque la sociedad actual tiene una cultura en que lo que vale es la juventud; por más que se intente decir lo contrario. No hay futuro, no existe pensar más allá del presente; porque el vivir es hoy.

2021 11 22_Miradas Tributarias Luto

Sigue leyendo