Archivo de la etiqueta: ICIR

Unos mil contribuyentes que pagaron el ICIR, se les será devuelto con Certificados de Crédito


DGI “en principio” no planea devolver dinero a contribuyentes del ICIR

“La cifra son unos $187 millones que podrán ser utilizados para compensar impuestos o se estarán devolviendo mediante certificados de créditos de la DGI”, dijo Pablo Ferreri

Sigue leyendo

Mujica destinará a cada intendencia US$ 15 o 20 millones para Caminería Rural. El país tiene un parque de camiones de 24.000 camiones pesados con un costo de más de US$ 2.000 millone


Hoy ya existe la ley, este artículo es de agosto y la ley se aprobó en diciembre. ¿Cuál es el valor del mismo?, primero los antecedentes para entender la génesis del impuestos y después algunos datos interesantes sobre la cantidad de viajes que hacen los camiones de Transporte Profesional de Cargas. 

Pero hay algo que me gustaría tener la ayuda de algún lector, que me explicara porqué si un tributo se piensa que va a recaudar entre 15 a 20 millones de dólares, cuando se cree un Fideicomiso, resulta que aparecen 400 millones de dólares. ¿Cómo se generan esos millones de dólares sólo por crear una figura jurídica?, el Fideicomiso no es más que eso, pero no es un banco, no es un préstamo; entonces, cuál es el misterio que hoy todo se soluciona con un Fideicomiso?. Yo he estudiado el Fideicomiso, he estudiado sus efectos tributarios, su administración pero nunca vi que el mismo tenga la potencialidad de multiplicar por 20 los ingresos. Quedo con la duda, cuando lo resuelva se los comparto y si alguien ya lo sabe le agradezco desde ya si lo comparte.

…///

POLÉMICO TRIBUTO

Mujica destinará a cada intendencia US$ 15 o 20 millones para caminería rural

El País 25/08/2011

El presidente José Mujica justificó una vez más su polémico impuesto al agro, que generó enfrentamientos en todos los sectores políticos, incluyendo el propio partido de gobierno. Mujica, en su audición de M24, explicó que los recursos obtenidos por el impuesto serán divididos entre las intendencias para que construyan caminería rural.

Según Mujica, el impuesto ayudará a proteger a los habitantes del interior profundo, que viven en «soledades de caminos vecinales intransitables» y «andan como pueden en algunas camionetas en general viejas, algunas motos y todavía algún carrito de pértigo» (Pértigo es el palo largo de las carretas, donde se atan los bueyes).

«Los pobladores del campo más profundo son en general pequeños productores o peones, o son los escalones más humildes de lo que podemos llamar la clase media rural. Y no pienso que no sea muy conveniente que los pocos habitantes que quedan de la campaña más profunda tengan esas dificultades para moverse», afirmó el presidente.

El mandatario agregó que buena parte de la producción que exporta el país, antes de llegar a las carreteras, se «arrastra» por esos caminos y su estado actual suma costos productivos a todos los escalones de la economía.

«El país tiene un parque de camiones de 24.000 camiones pesados con un costo de más de US$ 2.000 millones«, destacó.

Esos camiones, según las cifras que maneja el gobierno, realizan 220 mil viajes para mover granos, 150 mil para trasladar madera, y para ganado y lechería se utilizan otros 90 mil viajes al año. «Hay que considerar que la nueva empresa que fabricará en Conchillas celulosa va a necesitar otros 150 mil viajes«, agregó.

«Es obvio que las intendencias no pueden hacer frente a esto, sobre todo porque se ha multiplicado el tráfico pesado y es notorio que cuánto más pesados son los camiones, más destruyen, y este es un problema que se alimenta a sí mismo, ya que tiende a bajar la productividad de esos camiones. En muchos lados tienen que ir muy despacio», afirmó el mandatario.

Pese a que la recaudación del impuesto será entre US$ 50 y US$ 60 millones al año, según las estimaciones gubernamentales, mediante el fideicomiso que se creará se conseguirán US$ 400 millones, que se distribuirán entre las intendencias del interior. Cada intendencia recibirá entre US$ 15 y US$ 20 millones para mejorar la caminería, anunció Mujica, aunque «claro está que esa cifra no da para cambiar» la situación de toda la red.

El impuesto «va a no solo generar trabajo sino contribuir, no resolver, a bajar en parte los costos operativos de todo el esfuerzo productivo», agregó el presidente.

Mujica reiteró que los afectados son el 2% de las empresas agropecuarias del país, que tienen 35% de la totalidad de la tierra productiva del país, y destacó que si se hubiera mantenido el regimen impositivo que se utilizaba hace más de 10 años, pagarían lo mismo que con esta «humilde colaboración».

«Es un beneficio de darle una mano al interior más profundo, y además reciben el beneficio de mejorarles la sacada de la producción de sus propias tierras», ratificó sobre el papel que jugarán las empresas afectadas por la nueva ley.

http://www.elpais.com.uy/110825/ultmo-588960/ultimomomento/mujica-destinara-a-cada-intendencia-us-15-o-20-millones-para-camineria-rural/

…///

…///

ICIR – Hubo que votarlo en diputados dos veces, la primera vez habían 77 diputados en 99, el 22% de los Diputados No estaban; y aparecen al rato 8 diputados más.


Impuesto al agro: se votó dos veces para aprobarlo

Oposición reclama renuncia de Aguerre por no apoyar ICIR

diario El País 17/11/2011

En un final sorprendente, la Cámara de Representantes tuvo que votar dos veces para que quedara aprobado el Impuesto a la Concentración de Inmuebles Rurales (ICIR). En la primera votación no se alcanzó la mayoría necesaria por un voto y resultó 49 en 77. El Partido Colorado pidió la ratificación de la votación, pero el Frente Amplio (FA) solicitó un cuarto intermedio. La presidenta de Cámara, Daisy Tourné (PS) concedió el cuarto intermedio de cinco minutos.

En un clima de tensión, el FA buscó al diputado que faltaba: Gustavo Rombys (MPP). Al llegar a sala, se levantó el cuarto intermedio y se votó. Por 50 en 85 quedó aprobado el nuevo impuesto, que pasará ahora a consideración del Senado. El Partido Nacional dejó constancia de que el procedimiento de la mesa no fue el adecuado.

La sesión de ayer en Diputados estuvo marcada por un fuerte cuestionamiento al ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre, por su no comparecencia a la Comisión de Hacienda. La oposición reclamó al ministro la renuncia.

Blancos y colorados centraron sus discursos en las contradicciones del gobierno, afirmaron que en el debate sobre el agro perdió el vicepresidente Danilo Astori y cuestionaron que Montes del Plata pueda hacer uso de una cláusula del contrato. por la que puede recibir beneficios fiscales.

El diputado Jorge Gandini (Alianza Nacional) señaló que Aguerre «le puso la firma a este proyecto de ley, pero no la cara. Es co-redactor del proyecto, pero no forma parte. Si no se anima a dar la posición, se tiene que ir». Su compañero de bancada José Carlos Cardoso aseguró que el ministro es un «representante del agronegocio, porque es uno de los principales productores agrícolas» del país.

El colorado Germán Cardoso (Vamos Uruguay) dijo que «si en otros gobiernos pasaba que un ministro no estaba de acuerdo con un impuesto, por un tema de honor se iba, no se atornillaba al cargo». El coordinador de la bancada del FA, José Bayardi, se encargó de responder a la oposición: «No voy a aceptar que digan que el ministro no tiene honor, es un agravio intolerable», remarcó.

Gonzalo Mujica (Espacio 609) sostuvo que «en este país para ser progresista en el tema de la tierra hay que volverse wilsonista», y consideró que Wilson Ferreira Aldunate hizo «la más seria propuesta para combatir la concentración» de los inmuebles rurales. Gandini respondió que «los que agraviaron y metieron preso (a Wilson), no tienen derecho, ni moral para hablar de él».

La ironía del diputado Vega sobre Aguerre

El diputado Álvaro Vega (MPP) dijo ayer que el ministro de Gandería, Tabaré Aguerre, debería ser diputado «porque no va a la comisión, pero en la tele está todos los días». Vega defendió el ICIR y señaló que solo afectará el 2,5% de los «grandes terratenientes». «Este lío se da porque afecta a los que más tienen, si no fuera así no pasaría nada, por esto nos acusan de las peores cosas», indicó.

http://www.elpais.com.uy/111117/pnacio-606970/politica/impuesto-al-agro-se-voto-dos-veces-para-aprobarlo/

…///

Recordemos que el Art.87 de la Constitución de la República dice que para sancionar impuestos se necesitará el voto conforme de la mayoría absoluta del total de componentes de cada Cámara.

La mayoría absoluta, no es la mayoría simple, sino del total de la cámara que son 99, se necesita la mayoría o sea 50 por lo menos, no es tampoco la mitada más uno porque la mitad sería 49.50 más uno, daría 50.50 cosa que es imposible que existan 50 diputados y la mitad de un diputado, y tampoco sirve la mayoría simple, que como vemos en la primer votación había mayoría, de 77 diputados presentes, 49 aprobaron el proyecto, era una mayoría pero no era la absoluta, y por eso tuvieron que juntar más diputados para volver a votar y así llegaron a los 50 votos necesarios para aprobar el proyecto.

…///

…///

Kermesse de Macaneo – Cerca del 80% de lo que se le saca a los presuntos riquitos no va «a los que tienen menos».


Kermesse de macaneo

Ignacio de Posadas

Capaz que muchos ya no saben lo que es una kermesse, Pero en cuanto a macaneo, vamos camino al Guiness. El último brote epidémico vino con la inspiración tributaria del Presidente, que amaneció un día con la chispa de gravar al campo. Como no había chequeado la idea con nadie (más allá de quien se la pasó) y como era una tema totalmente hors doevres, como decía un chacrero de Melilla que la daba de culto, el batifondo fue regular. Por lo que había que inventar argumentos rápidamente. Primero fue la fórmula mágica: «El que rompe paga». Como tantos slogans políticos, suena bien la primera vez. Sólo la primera vez.

Sigue leyendo

ICIR – El jerarca de OPP (pretendió parar la discusión interna) dijo que se había redactado el proyecto a pedido del presidente José Mujica y señaló que «si las propuestas (alternativas) que se van a hacer (por parte de los legisladores) son las que ya se hicieron en el Consejo de Ministros, ya las descartamos todas»


Tensión en FA por impuesto a la tierra

Jerarca de OPP. Intentó terminar la discusión interna;

rechazo de varios diputados

VALERIA GIL/ PABLO MELGAR – El País 6/10/2011

La bancada del FA chocó con la OPP por el impuesto a la tierra. El subdirector del organismo, Jerónimo Roca, quiso frenar la discusión legislativa del proyecto, pero los diputados calificaron de «inaceptable» el planteo del delegado del gobierno.

Sigue leyendo

ICIR – Tributaristas arrojan dudas sobre constitucionalidad. «Solamente se pueden crear con destinos específicos impuestos que sean adicionales a la contribución inmobiliaria. Este claramente no lo es, porque tiene un hecho generador diferente».


Tributaristas arrojan dudas sobre constitucionalidad

Gobierno cuenta con informe de experto que avala el proyecto

EDUARDO DELGADO – El País 24/08/2011

La constitucionalidad del impuesto a la tierra es y será tema de debate. El gobierno cuenta con un informe del reconocido tributarista Leonardo Costa, que sostiene la constitucionalidad del tributo.

En tanto, los también prestigiosos tributaristas Alberto Varela y José Luis Shaw expresaron que es inconstitucional.

«Dejándose constancia nuevamente que en el presente informe no se examinó la conveniencia u oportunidad de la imposición proyectada, sino tan solo si el proyecto es ajustado a la Constitución Nacional, corresponde concluir que la imposición dispuesta por el proyecto de ley que prevé la creación del ICIR es acorde a la Constitución, no vulnerando normas o principios contenidos en ella», expresa el informe realizado por Costa.

Agrega que se le indicó que la DGI colaborará con el cumplimiento del tributo y que ello «en nada altera la situación regular del impuesto».

Costa aclara en su informe que «como la aplicabilidad del proyecto de impuesto a estudio requiere de una detallada reglamentación, deberá esta última apegarse al orden constitucional a los efectos de no innovar o extralimitarse».

En tanto, Alberto Varela señaló que «la Constitución no permite este tipo de impuesto» que «viola la independencia de los gobiernos departamentales, aun cuando el producido sea destinado a ellos».

«Solamente se pueden crear con destinos específicos impuestos que sean adicionales a la contribución inmobiliaria. Este claramente no lo es, porque tiene un hecho generador diferente».

Añadió que departamentos que aporten una parte mayor de los US$ 60 millones que se pretende recaudar pueden recibir menos rubros destinados a caminería rural y otros que aporten menos, más obras.

Varela aclaró que su posición no es un juicio de valor sobre el impuesto sino una observación legal. «Hay un escollo, nada menos que es inconstitucional, y me sorprende que, mas allá de si conviene o no políticamente, el Frente Amplio no lo haya analizado antes».

José Luis Shaw estimó que el impuesto es doblemente inconstitucional, porque viola la independencia de los gobiernos departamentales y porque le da al Ejecutivo una potestad que es del Legislativo, en cuanto a fijar el valor de la tierra.

Shaw consideró que Astori hizo una propuesta alternativa a la de Mujica, pero el impuesto terminó incluyendo a las dos, «con una doble imposición económica muy onerosa y ambas inconstitucionales».

Catalogó de «inconveniente» el tributo, que «cambia las reglas de juego», cuando los inversores buscan estabilidad, hay «turbulencia internacional» y «riesgos de devaluación».

http://www.elpais.com.uy/110824/pnacio-588685/nacional/Tributaristas-arrojan-dudas-sobre-constitucionalidad/

…///

…///

ICIR – No es malo que haya concentración de la tierra. La exposición de motivos contiene una carga ideológica muy grande, no parten de una observación de la realidad sino de un prejuicio .


«No es malo que haya concentración de la tierra»

Ignacio de Posadas

El abogado y exministro de Economía nacionalista habló en términos inclementes sobre el Impuesto a la Concentración de Inmuebles Rurales que el Poder Ejecutivo remitió al Parlamento después de cuatro meses de idas y vueltas, discusiones y ajustes, que al final se plasmaron en un proyecto que contiene no uno, sino dos impuestos diferentes: uno que grava la tenencia de tierra y otro que grava la ganancia de capital al momento de la venta. El estudio Posadas, Posadas & Vecino preparó un informe preliminar sobre el proyecto, en el que advierte «prejuicios ideológicos», «incongruencias», «pésima técnica tributaria» y posibles «inconstitucionalidades».

José L. Aguiar – El País 02/09/2011

«El texto tiene demasiados errores, demasiados defectos. Y la exposición de motivos contiene una carga ideológica muy grande«, afirma el abogado Ignacio de Posadas en su despacho del Edificio Ciudadela, mientras repasa las páginas del proyecto sobre el Impuesto a la Concentración de Inmuebles Rurales.

«Las dos líneas argumentales del gobierno para explicar el impuesto a las propiedades de más de 2.000 ha no tienen fundamento, son ideológicas; no parten de una observación de la realidad sino de un prejuicio«, sostiene De Posadas.

-¿Se refiere al argumento de la revalorización de la tierra o al de la concentración?

El primero es el de la revalorización de la tierra que, según el gobierno, ha generado beneficios a sus propietarios. En primer lugar, no se puede decir que un bien, por el hecho de revalorizarse, produce beneficios si el bien no se vende. En ningún país del mundo se grava una valorización no realizada. Eso se grava si el propietario vende el campo. Aquí hay que partir de un principio: ¿para qué se cobran impuestos? Porque todas estas cosas se supone que se enmarcan dentro de la Constitución. ¿Dónde dice la Constitución que el gobierno tiene facultad para resolver si a una persona le ha ido demasiado bien, se ha beneficiado o no de la revalorización de sus propiedades? Acá no hay una necesidad que justifique un nuevo impuesto. Acá no vino el huracán Irene y el gobierno precisa recursos adicionales para hacer frente a gastos que no tenía previstos.

-La caminería rural necesita mejoras urgentes, eso lo advierte cualquiera.

-La «caminería rural profunda», como dice Mujica. Es curioso cómo la retórica de la izquierda funciona con adverbios y adjetivos… Pero vamos a lo que importa. Un gobierno, cuando empieza su gestión, hace un plan que se plasma en la ley de Presupuesto. Ahí ve los gastos que va a comprometer y los ingresos con que va a contar, y eso lo termina aprobando el Parlamento. Ahora, ¿qué hay de inesperado o de imprevisto que justifique un nuevo impuesto de este tipo? La concentración de la tierra no es un fenómeno nuevo. La revalorización de la tierra ya se había producido en gran medida en 2007, cuando se diseñó la reforma fiscal. ¿Nadie se había dado cuenta de ese fenómeno? La constatación de que las rutas se están cayendo a pedazos no es nueva. Acá no hay nada de inesperado o imprevisto. La izquierda hizo en ese período dos presupuestos y cinco rendiciones de cuentas…, pero resulta que un lunes Mujica descubre que los caminos están en mal estado y hay que arreglarlos con impuestos. ¡Es indefendible esa idea! Más aun si tenemos en cuenta que en el transcurso de la discusión presupuestal, cuando los funcionarios públicos exigían más plata, lo que se hizo fue sacarle rubros al Ministerio de Transporte y Obras Públicas para calmar la voracidad de los gremios. Entonces no puede el gobierno venir ahora y decir que está corto de plata para arreglar la caminería profunda. Este gobierno tiene, en términos nominales, el presupuesto más alto de la historia del Uruguay. ¿Y no le da la plata para hacer carreteras? ¿Qué hizo? ¿Se la patinó?

-El proyecto también apunta a desestimular la concentración de la tierra. ¿Está en contra de ese argumento?

¿Por qué ha de ser necesariamente mala la concentración? Para llegar a esa conclusión hay que probar el supuesto; si no, partimos de prejuicios. Y yo me pregunto ¿por qué es mala? ¿El campo produce menos cuando es mayor la superficie? Está probado que no. ¿Emplea a menos trabajadores? También está probado que no; genera más empleos, como es fácilmente constatable. Desde el punto de vista de la producción y el empleo, la concentración puede ser más beneficiosa que la fragmentación. Si yo quiero castigar algo imponiéndole tributos, tengo que probar que eso es malo. ¿De dónde sacamos que lo ideal para una sociedad es tener productores de 100 o 200 hectáreas? ¿De dónde salió eso? Es un disparate.

-La idea, según manifiestan economistas de izquierda, es respetar la consigna: «Que pague más el que tiene más»; en este caso, los propietarios de grandes superficies.

-El argumento es que hay gente que le ha ido demasiado bien y entonces hay que hacerles pagar por ello. Pero ni siquiera este impuesto es coherente con esa consigna. ¿Qué pasa si dentro de dos años los precios de la tierra bajan? ¿Va a devolver el Estado los impuestos porque la tierra se desvalorizó y el propietario resulta perjudicado? En la izquierda esgrimen también argumentos de tipo social: la valorización ha hecho que los pequeños productores, a quienes se define en el proyecto como «productores familiares», se vayan del campo. Todo eso es una presunción infundada. ¿De dónde se sigue que una persona, porque el campo se valorizó y resolvió venderlo, es una víctima social? En todo caso, es una víctima próspera, porque se enriqueció al vender al mejor precio. ¿De dónde se saca que los vendedores son «productores familiares» y los compradores, por ende, no tienen familia? Porque esa idea peregrina se desprende de los supuestos que contiene la exposición de motivos del proyecto, y es otro disparate.

-¿Usted le atribuye solo razones ideológicas al proyecto?

Es esa cosa de que «hay que igualar» para abajo. Pero fíjese qué va a pasar si sale este impuesto. Los predios que están en la parte de arriba de la tabla (más de 10.000 ha) perderían un valor proporcional al costo tributario (de 18 dólares por ha); los que están en mitad, van a perder menos valor proporcional, porque pagarán menos. La gracia es que los que están por debajo de 2.000 ha van a valer más, porque no pagan el impuesto. Se puede dar la paradoja de que un campo de 1.900 hectáreas sea más caro que uno de 2.000, que paga el impuesto. Se puede dar la paradoja de que un campo de 2.000 ha con índice Coneat 90, de inferior calidad, resulte mejor negocio que otro de Coneat 100, más productivo, por la razón de que este último pagará el impuesto y el otro no. Lo que hará el proyecto es distorsionar el mercado.

-¿Qué defectos técnicos ve en el proyecto?

En materia tributaria, inventar impuestos con destino específico es de pésima técnica, es una cosa que se ha abandonado. Inclusive el Frente Amplio hizo gala de que uno de los méritos de la reforma fiscal del período anterior era que eliminaba una cantidad de impuestos que a lo largo de los años se fueron creando con destinos específicos, cuando venía un legislador y proponía, por ejemplo: «Vamos a crear este impuestito con destino al ballet del Sodre». El propio Frente dijo que eso era malo y que había que limpiarlo, y yo creo que tenía razón. Esto es una marcha atrás con relación a las políticas aplicadas por el Frente y a las promesas que hizo. En segundo lugar, va a ser de aplicación prácticamente imposible. El impuesto a la tierra se supone que va para las intendencias, para la caminería rural profunda. ¿Qué pasa con los departamentos que no tengan caminería profunda? ¿Qué pasa con Montevideo? No va a recibir un peso, me imagino. ¿Qué pasa con Maldonado, con Colonia, qué pasa con Soriano, con San José? Va a venir un intendente de Treinta y Tres y dirá: «Yo tengo problemas de caminería, dame la plata a mí», y otro de Soriano va a decir: «Pará un poco, que acá recaudaste un porcentaje altísimo. ¿Lo recaudás en mi departamento y se lo vas a dar a otro?»

-Todo ese reparto no está especificado en el proyecto.

-Por supuesto que no, y va a ser un lío de la gran siete.

-¿También ve incongruencias en el segundo impuesto, que grava la ganancia de capital?

-Ese aporte es claramente de Astori. Ahí, la justificación es la ganancia y eso, aislándolo de todo lo demás, podría aceptarse: que se grave la ganancia de capital no es incoherente con la reforma de 2007. ¿Cuál es el tema aquí? Que se aplican en el proyecto dos impuestos que en el fondo son sobre lo mismo. Es decir: si yo tengo un campo, me van a hacer pagar el primer impuesto con el argumento de que se valorizó la tierra. Resulta que al cabo de dos años de estar pagando, resuelvo venderlo. Cuando lo vendo, vuelvo a pagar la valorización que tuvo el campo a partir de 2007. Estoy pagando dos veces por lo mismo.

http://www.elpais.com.uy/110902/pnacio-590621/politica/-no-es-malo-que-haya-concentracion-de-la-tierra-/

…///

El Doctor Ignacio De Posadas, no sólo es brillante sino que además es un hombre que no tiene ningún temor a decir las cosas por su nombre. Sólo se puede aprender leyéndolo, sin ser Economista, es una referencia en esa materia.

…///

…///

ICIR – Definir un impuesto afectando la autonomía municipal es inconstitucional. El impuesto puede promover la concentración de la tierra


Impuesto al agro

Sebastián Da Silva – El País 02/09/2011

El proyecto de ley que aumenta la carga tributaria al sector agropecuario, es un perfecto ejemplo de cómo cuando se mezclan la incapacidad y la ceguera ideológica se puede promover exactamente el efecto contrario al buscado. El proyecto es incorrecto desde su formulación. Definir un impuesto afectando la autonomía municipal es inconstitucional. Típico error de formas de Mujica.

El impuesto puede promover la concentración de la tierra. En cualquier activo, el incremento impositivo deteriora objetivamente los valores del mismo, logrando en este caso que la eventual baja de valores sea capitalizado por el excedente de capital que anda dando vuelta por el mundo. Como el valor de los campos es por hectárea, se verán afectados patrimonialmente no solo los grandes terratenientes sino que arrastraran a los pequeños y medianos productores. Gran negocio, los campos serán artificialmente más baratos. Perderán todos los que confiaron en el país. Ganarán los que aún no invirtieron.

El proyecto se basa en el Coneat como referencia productiva. Es obvio que solamente un burócrata aislado en los palacios del poder, puede desconocer que hoy por hoy el campo nacional esta muy lejos de la paramétrica de carne y lana con que se concibió el Coneat. Este autismo llevará a que un productor arrocero que no tiene altos índices, porque el Coneat evalúo en los años 60 que esas planicies arroceras eran campos casi improductivos por estar bajo agua gran parte del año, se vean beneficiadas ante el productor ganadero, que teniendo ingresos del 25 % al del arrocero tendrá que pagar.

Este impuesto no ataca al gran capital agropecuario. Mientras para los grandes jugadores agrícolas pagar 8 dólares le representa una aplicación más de fumigación en un cultivo, a un ganadero, estos mismos 8 dólares significan lo producido en casi toda la esquila.

Obviamente, no distingue años buenos o años malos, en un momento donde la incertidumbre climática es una de las mayores amenazas al mundo productivo. Nadie se puede extrañar. Es la misma gente que negaba la sequía tres años atrás.

El impuesto no distingue la tenencia de la tierra y su titulación. A contra pelo de lo que se han llenado la boca, es lo mismo para el gobierno una familia afincada en el campo que tiene las tierras a su nombre que un fideicomiso financiero que nadie sabe su propiedad. Otra muestra de absurdo doble discurso.

Tritura cualquier intento de aumentar la mano de obra. Este impuesto no se puede descontar ante nuevas inversiones, o aumento del empleo. Por tanto, lejos de promover la contratación, los empresarios ante situaciones críticas, deberán de prescindir de presupuestos abultados para poder pagar este absurdo.

Y lo que es peor, este es un impuesto que impone una nueva discriminación al campo, frente a otros sectores de la sociedad que también se vieron beneficiados por el contexto internacional. Siguen sin entender que al igual que una farmacia, un camión o una industria, la tierra es de sus propietarios, no es una cooperativa en donde todos pueden opinar, hablar y decidir.

http://www.elpais.com.uy/110902/predit-590651/sebastiandasilva/impuesto-al-agro/

…///

ICIR – Hay que darle tierras a los que saben trabajarla, pero no se puede ser regresivos: ¿Quién se imagina que en el mundo actual todavía es posible crear una agricultura en base a unidades familiares pequeñas?


reconocido Sociólogo, Profesor y Político

«Hoy la presión sobre la tierra es política; agresión al principio de propiedad»

La instalación del «Plan Real» en 1994 para solucionar el problema endémico de la inflación en Brasil catapultó a Fernando Henrique Cardoso desde el Ministerio de Economía al sillón presidencial en 1995, lugar que ocupó por dos períodos, hasta 2002. Sociólogo recibido en la Universidad de San Pablo y profesor de varias universidades, durante los años `60 Cardoso fue uno de los principales ideólogos de la Teoría de la dependencia, que postula que el orden mundial propicia y profundiza el subdesarrollo de los países del tercer mundo en beneficio de los países desarrollados. Durante su mandato llevó adelante la privatización de grandes empresas estatales, controló la inflación y enfrentó una crisis económica que derivó en la devalución del real en 1999. Hoy es presidente honorario del Partido de la Social Democracia Brasilera (PSDB).

PILAR BESADA – 04/09/2011

«Normalmente no hablo de educación. Yo soy profesor, no educador», aclaró en línea con su perfil académico el expresidente brasileño Fernando Henrique Cardoso, que visitó Montevideo esta semana para inaugurar el primer Congreso Intercultural de Educación que organizó la escuela y liceo Elbio Fernández. El exmandatario y sociólogo, que llegó a Montevideo invitado por el expresidente Julio María Sanguinetti, festejó sus 80 años en junio. El hecho motivó a la actual presidenta Dilma Rousseff a reconocer la gestión de Cardoso, aunque Lula guardó silencio. En Montevideo, Cardoso habló de la «anestesia» que provocó Lula en los brasileños, la corrupción en su país, las perspectivas ante la crisis económica mundial, los gobiernos de izquierda, Mujica y las medidas de «agresión a la propiedad» que se aplican.

-Hace un tiempo usted dijo que desde los tiempos de Lula Brasil está como anestesiado, y que no se llevan adelante algunos cambios fundamentales.

-Sí. Brasil ahora vive un momento de euforia. Porque hay un crecimiento económico, que no es tan grande como se imagina. El crecimiento promedio de Brasil no es elevado, sigue siendo de alrededor de 4% que en comparación con Chile o con Paraguay no es tanto. Pero sin embargo el crecimiento es continuado, y eso da una cierta sensación de que estamos mejorando. Lo cual es verdad. Pero eso disminuyó un poco la capacidad crítica. La gente acepta con más docilidad las decisiones, porque todo va bien, la nave va. Es un poco un fenómeno de anestesia. Principalmente a lo que hace a la corrupción. Que es muy fuerte, y es escandalosa, pero no pasa nada. Hay denuncias, a menudo las personas tienen que salir de sus cargos, pero la sociedad no reacciona. Yo creo que corrupción siempre hay, pero quien está en el gobierno no puede dar excusas a la corrupción, tiene que estar en contra. En los momentos de Lula se decía `No es tan grave, son los compañeros`. Creo que la presidenta actual está reaccionando en contra de eso.

-Esta semana se supo que Brasil creció menos de lo esperado en el trimestre. ¿Cree que se acerca una nueva crisis?

-Lo que pasó es que el ministro reconoció que la economía no va a crecer como él esperaba. Pero las previsiones del ministro siempre son buenas. Esto es lo que pasa siempre. Ahora, ¿si la crisis actual puede alcanzarnos? Yo creo que sí. No en la forma dramática como nos ha alcanzado en otros momentos, porque tenemos reservas y porque el epicentro de la crisis no está acá, está allá. Pero ya está alcanzando, ya está afectando. Porque la inestabilidad de los mercados nos afecta, mañana o pasado puede que haya disminución del flujo de capitales. Pero especialmente lo que puede afectar es si hay una detracción más fuerte que alcance a China. Porque China fue una especie de salvación para toda la región. Los chinos comen más y necesitan minerales, y nosotros producimos comida y tenemos minerales.

-¿Cómo se imagina el futuro de la región?

-La región toda pasa por un momento positivo. No es por el gobierno tal o el gobierno cual. Porque esto viene del boom anterior de la economía mundial y de la continuidad de ese boom en China. Además de que también hicimos ajustes fiscales. De una manera u otra la gente aprendió a gastar más equilibradamente sus presupuestos. En promedio la región saldó su deuda externa, aprendió a controlar sus presupuestos y algunos países aprendimos también a redistribuir mejor la renta. En base a programas que son llamados de «income transfer», de transferencias de dinero a la población. Yo inicié esos programas en Brasil, y Lula los llevó al extremo.

-¿Cree que esos mecanismos son efectivos para mejorar la economía?

-Son positivos, pero hay que también estar alerta, porque eso no es desarrollo, eso es transferencia de renta, y no hubo un crecimiento correspondiente de la economía con vigor suficiente para no necesitarlos. Salvo quizás en Chile, donde hubo un progreso más visible, en los demás países son parches. Son buenos parches, llevan a ese alivio de la presión, pero no significa que el país esté consolidado en una economía de mercado.

-¿Se puede pensar en sacar esas transferencias?

-Yo creo que es muy difícil. Porque, por una parte, todavía la situación las requiere. Y si se sacan, la gente pierde mucha capacidad de compra y sería desastroso. Por otro lado, tampoco la gente aceptaría que se las quiten, y ese es un lado un poco perverso, por eso las transferencias de dinero se deben hacer con criterio. Para la gente que ya tenga posibilidades de mantenerse por sí mísma, se deben ir bajando.

-¿Cómo ve al presidente José Mujica?

-No lo conozco personalmente. Lo veo como un tipo simpático. Parece una persona sencilla, de sentido común, que habla lo que piensa. Y que en conjunto es más bien un tipo libertario, más que dogmático.

-Quizás se parezca a Lula en que ambos provienen de la militancia radical pero no aplicaron medidas tan radicales.

-Lula nunca fue radical. Nunca tuvo militancia ninguna de izquierda. Él empezó en eso cuando el régimen ya estaba liquidado. Lula era un líder sindical. Un «trade unionist«.

-Pero de concepciones radicales.

-Tampoco, no. Lula nunca fue radical. Lula habla cosas radicales, pero no es. En su comportamiento nunca fue radical. Siempre fue negociador. Lula era un líder sindical que negociaba. Y no tiene una concepción propiamente de izquierda. Lula quiere el bien general. Eso sí se aplicaría a Dilma. Ella sí tenía una visión de izquierda. Y sin embargo, ahora cambió. La gente cambia con las posiciones que ocupa. Eso no significa que no tenga sus principios, pero sabe que la vida también obliga a ciertos ajustes.

-¿A usted le pasó algo parecido?

-En mucho menor escala. Yo nunca fui radical en ese sentido. Yo todavía me considero de izquierda, en el sentido de una izquierda moderna, que no tiene que ver con el estatismo, con la idea de que el Estado soluciona todo. Es una izquierda más liberal. Creo que el gobierno debe tener algunos instrumentos de regulación. Pero siempre con cuidado de evitar el control corporativo. Ese es el gran enemigo de la democracia: el corporativismo. O sea, grupos que se organizan, que hablan como si fuera en nombre de la sociedad pero en realidad hablan por sus propios intereses. Y la izquierda contemporánea es muy corporativa.

-En un momento de fuertes inversiones en Uruguay el gobierno plantea un impuesto a la tierra. ¿En Brasil hay políticas similares?

-El movimiento de los Sin Tierra es fuerte, aunque ahora perdieron mucha fuerza. Yo siempre he sido partidario de la reforma agraria. Y la hicimos en Brasil, y Lula la mantuvo. Pero eso tiene límites. Porque hay que darle tierras a los que saben trabajarlas. Y hay que vincularlos a la economía de mercado. Yo creo que hoy la presión sobre la tierra es más que nada política. Entonces se ponen invasiones sin sentido, algunas de cariz nítidamente regresivo. Creo que es una demostración de atraso cultural. Hay un sector de la izquierda que se volvió regresista. ¿Quién se imagina que en el mundo actual todavía es posible crear una agricultura en base a unidades familiares pequeñas? Normalmente son medidas más en un sentido simbólico de agresión al principio de propiedad, que propiamente en miras de mejorar la productividad o las condiciones de vida de las personas.

-En cuanto al Mercosur, ¿cree que en los últimos tiempos se ha vuelto un bloque más político que económico?

-Sí. No tanto el Mercosur como la Unasur. Cuando yo estaba en el gobierno, me di cuenta de que el Mercosur no marchaba bien, porque quedó a mitad de camino. La idea de crear una unidad aduanera fue ambiciosa, pero nunca lo logramos completamente, por las perforaciones, porque cada país hace sus excepciones. Luego no hemos progresado realmente en la interconexión de los capitales. No progresamos en la distribución del proceso productivo en el espacio geográfico; hay una enorme concentración en Brasil. Durante mi gobierno propuse crear ejes de desarrollo infraestructural, de carreteras, energía y telecomunicaciones. Hicimos la conexión de gas con Bolivia, interconectamos la red con Argentina. Fue un comienzo. La idea era que la unión fuera basada en intereses comunes en la parte económica. Ahora se desplazó esta preocupación económica por una preocupación política. ¿Unidad política frente a quién? A Estados Unidos. Y eso perdió un poco de sentido también, porque Estados Unidos ya no tiene el rol que tenía antes.

-Uruguay mantiene algunos diferendos con Argentina, en cuanto a trabas comerciales y desacuerdos energéticos. ¿Qué postura cree que debería tomar Brasil como socio principal del Mercosur?

-Creo que Brasil en esas materias no ha estado a la altura de su porte. Porque empezó a hablar mucho de liderazgo, pero los líderes tienen que actuar, y no hemos actuado. En el caso de la papelera (Botnia) no hemos actuado y dejamos espacio para que otros tomaran el lugar. Brasil tiene la cosa un poco ambigua de tener simultáneamente la visión de liderazgo y el miedo de que ese liderazgo le cueste resentimiento. Entonces queda un poco al margen. Igual pasó con Bolivia, que nos ha expropiado Petrobras. Y nosotros lo aceptamos. Brasil tiene siempre esa ambigüedad, entre asumir su rol y querer ser amado por todos.

Gremios no aceptan evaluación

-¿Qué situación enfrenta Brasil en materia educativa?

-El tema está todo el tiempo sobre el tapete. Lo que pasa es que tenemos por primera vez que contar con la masificación de la educación. En Brasil las escuelas han sido siempre escuelas de elite, para pocos. Eso no se justifica más. Entonces eso requiere metodología, estandarización, utilización de algunos elementos electrónicos, computadoras, etc. Y en el caso brasileño hay otro problema. Principalmente por las grandes migraciones internas y por la movilidad social muy fuerte, las familias no tuvieron el mismo entrenamiento que tienen los niños. Entonces no tienen cómo darles soporte. Y la cultura tradicional se rompió. La gente se da de frente con la modernidad, sin un colchón. Entonces eso hace que la escuela tenga un sobrepeso.

-¿Hay choques con los sindicatos?

-Sí, hay mucha resistencia sindical. Por ejemplo, no aceptan, no les gusta vincular la remuneración al desempeño. No les gusta la evaluación. Pero no hay buena educación sin evaluación.

-¿Qué medidas se podrían tomar ante la falta de mano de obra calificada?

-Creo que abrir más las puertas a la mano de obra calificada de otros países. Es un buen momento para eso y Brasil hoy atrae mucha gente. Nuestras leyes son muy restrictivas y no debieran de ser. Debieran de ser como fueron en otras épocas y como hicieron los norteamericanos para atraer más gente de afuera. Pero eso no se sustenta a largo plazo, hay que formar gente de todas maneras. Y ahí hay cuellos de botella.

http://www.elpais.com.uy/110904/pnacio-591129/nacional/-hoy-la-presion-sobre-la-tierra-es-politica-agresion-al-principio-de-propiedad-/

…///

La siguiente entrevista no habla específicamente del titulo de la entrada, pero se aprovecha para mostrar un diálogo muy interesante con el ex presidente del Brasil.

…///

ICIR – Si hay alguna asimetría, si hay alguna lucha campo-ciudad, por lo pronto, en términos tributarios, el campo va ganando, porque la presión del agro sobre la presión total, que en el 99 era un tercio, hoy es un cuarto.


Entrevista en radio Espectador:

2011 08 26_Roca en radio Espectador     (pdf)

Sigue leyendo

ICIR – Las reglas de juego NO son un concepto Estático y sería ridículo no reaccionar ante un cambio de contexto. La valorización de la tierra tiene poco que ver con el esfuerzo del productor, sino por la infraestructura pública y por la seguridad jurídica del País. Leer lo del Efecto Riqueza …


«Reglas de juego no son estáticas»

El subdirector de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) dijo en entrevista con El País que el Impuesto a la Concentración de los Inmuebles Rurales intenta desalentar la concentración y que el precio de la tierra baje. Señaló que «es impensable» que sea un cambio en las reglas de juego cuando el más pequeño de los productores gravados va a pagar «el 1,6 por mil» del valor de la tierra. De todas maneras, afirmó que las reglas de juego «no son un concepto estático» y «sería ridículo no reaccionar ante un cambio de contexto». A su juicio, el mayor papel protagónico de la OPP en temas económicos no es un «avasallamiento» a la posición de Economía.

FABIÁN TISCORNIA – El País 26/08/2011

Sigue leyendo

ICIR – Impuesto a la Concentración de Inmuebles Rurales – Exposición de Motivos y Proyecto de Ley


Se dice que la idea no es gravar a la Tierra, tampoco – como se verá – la idea es gravar al que tiene más sino que se trata de gravar a la Concentración de la Tierra.

En la exposición de motivos, se dice que este Impuesto sólo afectará a unos 1200 productores, que en el total de productores significan un 2%, pero con la particularidad que concentran un tercio de la tierra productiva del Uruguay.

Es interesante cruzar la información que hace poco está publicando el BPS de que ha aumentado la inscripción de Patronos y de Dependientes del medio Rural, y se habla de una cifra de 70 mil productores (aprox) , pero en esa cifra incluyen al cónyuge colaborador, ya que por aquí se aprecia que no llegan a los 48 mil productores.

Si el valor de la hectárea en el año 2009 era de US$ 3114, con índice Coneat 100, hice el supuesto que dicho valor se congeló (a pesar de que en el informe dice que el valor de la hectárea con índice Coneat 100, hoy está en los US$ 5240) y hago un cuadro para que Usted vea aquellos posibles productores que no pagarán el impuesto a pesar de que tendrían un valor patrimonial de 6 millones de dólares algunos de ellos.

Lo que está sombreado de amarillo son los que pagarían, refleja el valor patrimonial, no el impuesto a pagar

Por eso decía que no se aplica aquello del que tiene más, más debe pagar. No se entiende mucho porqué ya que aplicarán un impuesto, se renuncia a recaudar como mínimo 8 millones de dólares más.

¿De dónde surge esos 8 millones?, si se dice que este impuesto gravará 5 millones de hectáreas y que las mismas significan el 36% del total de hectáreas del País, entonces la diferencia son 8,9 millones de hectáreas. Y si se gravara a un dólar la misma, serían fácilmente 8 millones de dólares más.

Se dice que es un impuesto progresivo, pero en realidad tiene una gran injusticia, ya que el que tenga 1999 hectáreas de índice 100 no pagará nada y el que tenga 2000 hectáreas de índice 100 Coneat (o equivalente), pagará: 2000 x 8 dólares = US$ 16.000.- Una hectárea de diferencia provoca una diferencia entre uno y otro de 16 mil dólares y además como habrán visto grava desde la hectárea uno y no desde la hectárea 2000.

Exposición de Motivos:

ICIR Exposición de Motivos para presentar el Proyecto de Ley (pdf)

Proyecto de Ley:

ICIR Proyecto de Ley  (pdf)

…///

…///

Gremiales rurales dicen que el ICIR se trata de un «impuesto a prepo». Menores a 2000 hectáreas pagarán si tienen índice Coneat mayor a 100


Gremiales rurales dicen que se trata de un «impuesto a prepo»

Tributo al agro. La Federación Rural advierte que los productores «bajarán los brazos y dejarán de invertir» Operadores alertan sobre la «paralización» del mercado de venta de campos

El País – 23/08/2011

Las principales gremiales agropecuarias criticaron la creación del nuevo impuesto al tiempo que lamentaron la falta de diálogo con que se movió el Poder Ejecutivo. Prefieren seguir tributando mediante el Impuesto a la Renta Agropecuaria.

Sigue leyendo