Archivo de la etiqueta: Certificado Digital CFE

CFE, Facturación Electrónica, ¿Una vez que se pasa a la facturación electrónica, se puede salir de la misma?. Sí, existe la Desafiliación; pero la inseguridad jurídica es enorme y el trámite es una especie de salto al vacío, no se sabe qué sucederá.


Hace unos meses, me entretengo mirando unos videos que suben en youtube, gente que se viene a vivir a Uruguay, principalmente de Cuba, Venezuela, Perú, Argentina; y lo que más me gusta es ver cómo aprecian lugares (que a veces ni conozco), costumbres y hechos cotidianos de la vida de nosotros, los uruguayos. Por ejemplo, cuando hablan muy bien de nuestro sistema de transporte colectivo, dicen que son muchos, con una alta frecuencia, limpios, modernos y uno que vive aquí le parece de lo peor; que viajamos parados, que demoran en pasar, los fines de semana para el que no tiene auto y quiere ir a un cine no tiene cómo volver, etc. 

También elogian los trámites, que demoran poco, que la agenda es puntual, que obtener el internet o la luz para su apartamento les llevó minutos; y yo pienso: ¿Me quejo de lleno? (como decía mi madre); claro, es peor vivir en Rusia y que te manden a la guerra, o vivir en Ucrania y ser invadido, o vivir en Irán y por protestar terminar en la horca, o vivir en Afganistán y que las mujeres no pueden estudiar, o vivir en el centro de África y no tener qué comer ni tomar, o vivir en una isla de Asia y por el cambio climático los está tapando el agua; y me pregunto: ¿Es que el confort es adormecedor?, ¿No hay un límite de decir, ya está!?; es que desde mi punto de vista, hay cosas que para un País como el nuestro, no deberían ser lujo sino naturales porque no se necesita más dinero para concretarlos y lo otro, es que una vez logrado un confort no deberíamos retroceder sino mantenerlo o incrementarlo. Hablaré de los trámites en DGI y en BPS.

Foto propia: Edificio de la Administración Fiscal de Uruguay: DGI, en Montevideo.
Sigue leyendo

Facturación Electrónica (FCE); el costo adicional al comercio, no siempre la tecnología abarata los costos. Un castigo adicional para los Profesionales y Servicios Personales. Un negocio para pocos.


Yo puedo hablar de lo que sé, de lo que me ocurre a mi; y de lo que nos ocurre a los Contadores, el día a día; pero lo curioso es que si eso le pasa a todos, ¿Qué sucede que sale torcida la solución?. Y lo peor es que no hay arreglo y además entramos en una especie de silencio complaciente, resignación. ¿Será un mandato divino?; y nos arrodillamos y ta!, aceptamos lo que nos toque. ¿Para qué cursar un Master?; ¿Para qué estudiar?; ¿Para qué capacitarse?; ¿Para qué queremos a los mejores?; si todo da igual. No hay forma de cambiarlo. Y no lo hay, ni lo habrá!. ¿A qué se refiere? – se preguntará el lector – ; me refiero a lo del título. Voy atrás, a lo que nos pasa a los Contadores, en el día a día, en una reunión, en una mesa familiar, en una fiesta, siempre hay alguien que dice: … yo quiero pagar, quiero regularizar mi situación, pero no me dan los números, ¿Cuánto es lo mínimo que tendría que pagar si quiero estar legal?; y ahí comenzamos a dar números como algo esotérico y la persona que escucha ya sabe que no podrá pagarlo. Imposible pagarlo. ¿Y qué hacemos?; le agregamos más costos a lo que ya es enorme. El castigo que tienen los profesionales ya es un tema que habría que estudiarlo de porqué una persona que estudió es condenada a todo tipo de sobrecostos y formalidades disparatadas.

Sigue leyendo