Aplicación de la NIIF 16 y sus posibles impactos tributarios. Tributariamente acompañamos los cambios del mundo, pero no Contablemente


Cuando comencé con el Blog, hace ya casi 10 años; la idea era la misma que ahora. Tratar de exponer, y dar a luz; pensamientos, razonamientos, que no puedo hacerlo en otros lugares, ya sea porque no estoy en un lugar visible tipo en una Big Four, o porque no soy docente de una Universidad, o porque yo no supe ganarme ese espacio. En esta semana próxima pasada, se hicieron las Jornadas Tributarias de la DGI; y cuando me entero, ya fue para ir a escuchar (que son muy buenas, y deberían existir más de una vez al año; la verdad que la DGI en estas cosas son buenos, además están haciendo capacitaciones, hay que felicitar lo bueno: felicitaciones!); pero no sé cómo se enteraron los demás expositores. ¿Se los invita?; no lo sé. Y son buenos también, pero hay una inmensidad de gente, como yo; que no tiene su espacio. Entonces abro los brazos, y trato de lograr mi lugar para también plantear temas. Este que expondré más abajo; no ha sido encarado desde los profesionales tributarios, como un tema importante; quienes sí han salido a capacitar o escribir notas en los diarios, cursos en el Colegio de Contadores (por ejemplo), son profesionales que se dedican a la Auditoria, pero no hablan de las implicaciones tributarias; si las hubiera, y si no las hay, por lo menos que alguien comente que no lo hay.

Aclaración 11/11/2019 – Cuando digo que «no contablemente», me refería a que la Administración Fiscal, no toma en cuenta los cambios normativos internacionales de la contabilidad; ya que bien podría acompañar esas modificaciones que las vemos en los balances, fijando posición. Ayudaría a dar certezas (por más que después no coincidamos en sus puntos de vista). Lo aclaro, porque me hicieron un comentario como que podría interpretarse que estoy diciendo que estamos atrasados contablemente en la aplicación de las normas, y no fue ese el espíritu del post.

No voy a tratar la temática desde el punto de vista teórico; por dos razones; la primera que no es la rama que a mi más me gusta, y por lo tanto reconozco que tengo lagunas; igual podría hacerlo porque un buen resumen también aporta por más que no trabaje en Auditoria desde el punto de vista Contable; y la otra razón es que hay muchísimo para leer en internet; tanto a nivel nacional como internacional. 

Sí creo que puedo aportar algo a los Colegas, en cuanto a los cálculos, asientos, y pensar un poco en el tema tributario. Sólo pensar, tampoco puedo afirmar; quizás otros, a partir de este empuje, le puedan ir dando más solidez al tema y así sentirnos en terreno seguro.

Puse en el título del post, que Uruguay acompaña las novedades impositivas; la verdad que estamos en la vanguardia; lo único levemente distinto al resto, es el criterio de la fuente pero hasta Estados Unidos está cambiando para ir al mismo criterio que nosotros tenemos, pero después creo que estamos en un nivel muy alto y cerca de todo lo nuevo que pasa tributariamente. Pero toda esa intensidad, no la veo cuando hay cambios que hay que adaptarse también, desde el punto de vista Contable. Si bien son como dos caminos que buscan objetivos distintos, también creo que se complementan, y los profesionales debemos partir de un punto seguro (Puerto Seguro), para luego realizar los ajustes que correspondan, y además también para simplificar esas liquidaciones que cada vez son más engorrosas. Sólo quien no sabe, puede decir que es fácil o que se ha simplificado, y los dicen con total soltura; quien lo afirme, desde mi punto de vista, sólo demostraría ignorancia. Ignorancia que en la mayoría de los casos, los empresarios, dueños, quienes dirigen a las empresas; no les interesa saber ni escuchar, salvo que sean Contadores, pero cada vez son menos, hoy en día; dirigen las empresas los Ingenieros, Químicos … y quienes estudian para hacerlo, están desperdiciados. Es otro tema, pero vale la pena ir dejando la estela. 

CURIOSIDADES del TEMA

Lo que se dice, es que hasta la entrada en vigencia de la NIIF 16; una empresa tenía un contrato de alquiler; y eso no quedaba visible en los Estados Contables. Por lo tanto, a partir de ahora, la idea es mostrarlo. Y básicamente, lo que se hace es; mostrar el derecho que se tiene de usar esos activos y la obligación que se ha asumido; todo a valores actuales; con lo cual implica traer esos números futuros, a los de la fecha del balance, con una tasa de descuento. 

Esta norma no aplica en dos casos: en el primero, es cuando el plazo del arrendamiento del activo subyacente es menor a 12 meses; pero esa no aplicación queda a criterio; si lo hace (aplicar la NIIF 16), no está mal; y el segundo caso, es si el monto de ese arrendamiento, es bajo. ¿Cuándo es bajo?; no lo dice si uno lee la NIIF, pero la IASB, ha realizado comentarios de que si es menor a US$ 5.000 por año, no hacerlo.

Por consiguiente, la distinción de arrendamientos operativos y financieros, se elimina para los Arrendatarios; salvo para los casos que hablaba anteriormente, allí se vuelven aplicar lo que ya existía.

IMPACTOS no TRIBUTARIOS:

  • Afecta el cálculo del EBITDA
  • Afecta el Impuesto Diferido
  • El activo se considerará no monetario
  • El pasivo se considerará monetario

IMPACTO en la CONTABILIDAD

Esto que comento, es lo que a mi me ha pasado. Si ustedes tenían un arrendamiento; que hay que aplicarle la NIIF 16; antes veían ese gasto en un rubro que se llamaría Arrendamiento o similar, eso desaparece. No lo verán más.

Ahora, verán dos rubros nuevos, uno que es la Amortización de los Derechos de Uso, y otro que serán los Intereses Perdidos por los Derechos de Uso.

CÁLCULOS

Parto de un ejemplo, que lo vi en una publicación que hizo PWC de Venezuela, que está en internet, (de abril del 2018), no pone todos estos cálculo pero me sirvió; para contrastar con lo que ellos publicaron, lo usé como una forma para validar los mismos.

El ejemplo, es que una entidad, arrienda un vehículo por un período de 4 años, el contrato requiere pagos mensuales de $ 668 (el valor si son dólares o pesos, no importa), y ese componente de costo anual de $ 8016; tiene una parte de arrendamiento de $ 6672 y otra de servicios por $ 1344. Entonces, la parte de servicios, se deja igual, no se toca. Y vamos a la parte del arrendamiento.

Los $ 6672, los divido entre 12 meses, y me da que debo pagar por ese concepto, $ 556 por mes; durante 48 meses.

Tengo que actualizar esos valores (como nos enseñaron en finanzas, el VPN, o el VAN; a una tasa de descuento de 5% anual). Y eso me da que en enero del primer año, el VAN son $ 24.192.

Esos $ 24.192 es el derecho que tengo, entonces lo divido entre 48 meses, y me da una amortización mensual de $ 504. 

Pero también tengo una obligación de $ 24.192 pesos, pero es una obligación actualizada, hay una diferencia entre lo que terminaré pagando y esa obligación, y a eso se le llama interés.

INTERPRETACIÓN FINAL de los CÁLCULOS

El cuadro anterior, es una porción del primero; lo que intento mostrar, a la derecha de ustedes; es cómo hubiese sido sin la aplicación de la NIIF 16 y cómo quedaría actualmente.

Sin la aplicación, todos los años, tendríamos un costo por arrendamiento de $ 6.672.

En cambio con la aplicación de la NIIF 16, el primer año el costo es de $ 7.107; el segundo de $ 6.828; pero en ambos casos al final coinciden; por un método u otro, da lo mismo.

También con la aplicación de la NIIF 16, surgen impactos en el activo, en el pasivo y en el Estado de Resultados, en lugar de un rubro, dos.

CONTABILIDAD – ASIENTOS

¿y TRIBUTARIAMENTE?

La primer reacción que tuve cuando me enfrento a esta situación, fue decirme: lo fiscal no está en línea con lo contable, por lo tanto depuro todo, y sigo de largo.

Después, de entender todo; me inclino más por realizar todo lo contrario.

Desde el punto de vista del IP; para mi es un activo gravado, y es un pasivo admitido. Además estos casos son con contrato. En este caso, dichas partidas, no las incluiría en el cálculo del Impuesto Diferido.

Otra posición es depurar el activo (porque no es un intangible, ya que no hay una inversión real, que permita gozar de los servicios de un alquiler), y tampoco sería un pasivo deducible porque no se ha devengado; aunque si hay un contrato, el mismo podría tener alguna multa y dependiendo de la magnitud o de si se obliga a pagar hasta el final, ese argumento caería. En esta opción, tendría que considerarlas para el Impuesto Diferido.

Desde el punto de vista del IRAE; antes tenía un sólo gasto, que era el arrendamiento y estaba admitido su deducción; con algunos detalles a considerar (que siguen estando vigentes); para mi por lo menos (mínimo), estaría admitido el gasto tradicional; con lo cual podría sí, dar la baja a la amortización, y a los intereses, y dar un alta por los alquileres que correspondan (con sus análisis), eso sería lo fácil (aunque ahora es una tarea más, que antes no la teníamos).

Pero me encuentro con la siguiente duda y vuelvo a copiar el cuadro:

Miremos el primer año, el gasto admitido serían los $ 6.672 pero ahora tengo: $ 6.048 de Amortización y $ 1.059 de Intereses, que suma $ 7.107; entonces; había dicho que una opción era bajar los $ 7.107 y dar un alta de $ 6.672.

Ahora, la DGI me puede decir, que no soy consistente; si voy a tomar el activo y el pasivo, debo ser consistente en los gastos. Entonces me podría decir, esos $ 6.672 son ciertos, pero tienes un componente de Amortización y otro de Intereses; y por lo tanto, los Intereses no son admitidos directamente, sino que hay que prorratearlos.

Y ¿Cómo haría eso?; podría ser por porcentaje: la amortización son 6048 en 7107, da 85%; con lo cual de los $ 6.672 que me aceptaría el fisco, un 85% lo deduzco directamente y un 15% es un gasto financiero.

Nota 11/11/2019 – La DGI, bien que podría emitir una Resolución o promover un Decreto sobre el tema.

Saludos,

Cr. Darío Abilleira – Montevideo, 9 de noviembre del 2019

…///

Las “Consultas de Guías Tributarias” tiene la siguiente estructura 000/000/00/0000: “Consultas M&GT 000”, en el buscador del Blog pueden investigar anteriores. Tiene 4 sectores, el primero se refiere al número de consulta correlativo, el segundo al número de consulta acumulado del año, el mes en que se contesta y el año, ejemplo:123/12/03/2013; es la consulta número 123 desde el inicio, la número 12 del año 2013, que la respondo en marzo del 2013; y si la quieren buscar es así: “Consultas GT 123”. Pueden usar el material si hacen referencia a la fuente: Cr. Darío Abilleira; y siempre que no sea para lucrar con él.

Los videos pueden tener algo que ver con la temática o no, son simplemente para adornar el texto y el blog.

Bienvenidos! Me encanta que participen; los Comentarios no son directos ya que debo filtrar los que son agresivos o dan datos de terceros o realizan denuncias. Deben ser Comentarios del artículo (por favor, así queda integrado, que otros puedan leer todo del mismo tema), si es por otro asunto, pueden realizar una consulta por Formulario que está en el Menú (arriba). Un gusto. Cr. Darío Abilleira

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.