Inscripción a la Caja de Profesionales Universitarios, Declaración de No Ejercicio y su posible evasión. Cruzamiento de Datos con BPS, DGI, Suprema Corte e Intendencias . Ofrecerse en Internet, poner la Chapa en la Puerta, entregar una Tarjeta Personal, sin aportar podría considerarse una evasión.


Los Profesionales Universitarios, siempre tienen dudas de si están haciendo bien sus deberes (aquellos que les preocupa hacerlo bien); por eso en esta oportunidad, hice un esquema que espero que los ayude. También hay que tener en cuenta, que muchos declaran «no ejercicio» ante la Caja de Profesionales, y se sospecha que en muchos casos existe una actividad sin aportes. Les dejo un artículo del diario El País, que lo plantea, pero hay casos que son muy curiosos. Por ejemplo, cuando una personalidad; que ya por su edad es notorio que está jubilado; ¿Cómo sigue trabajando y escribiendo artículos periodísticos?, seguramente lo hace legal pero sería interesante que todos sepan cómo lo hace, así otras personas pueden hacerlo y también tener un ingreso adicional, y más a esa edad que tanta falta les hace.

El esquema es el siguiente, y sería conveniente que lean este post antes: https://wp.me/p13ijO-3fR

Con respecto a la Declaración de No ejercicio, les dejo el siguiente artículo; es cierto lo que dicen de que si uno declara No Ejercicio, y luego sale a ofrecerse, en realidad podría estar dándose una evasión, pero hay cosas que son ridículas; porque si uno no puede publicitarse, ¿Cómo vamos a tener trabajo?, y no se puede pagar por las dudas. El problema es ético, como la gente no cumple, terminamos con estas normas que sólo perjudican en lugar de facilitar la vida de todos, y la oportunidad; en definitiva, ¿Quién va tener más oportunidad de trabajo?, ¿Hay equidad?, sólo aquellos que puedan pagar, podrían estar en condiciones de trabajar, se da un círculo vicioso en que es muy difícil de salir. Va el artículo, y lean el de El Observador, más abajo; que tiene que ver con el mínimo a aportar, otro temón!

Alcanza estar disponible para aportar a la Caja Profesional

Ponen lupa sobre el 52,4% de los profesionales que declaró no ejercicio.

Escribió en Linkedin que se ofrece para realizar un trabajo, entregó una tarjeta personal con su título profesional, tiene un blog en el que brinda información de una cierta área, trabaja de forma honoraria en una ong, pero aplica conocimientos de su carrera. Cualquiera de estas acciones implican para la Caja de Profesionales Universitarios que la persona está disponible para tomar un empleo bajo el libre ejercicio de la profesión lo que implica que debe hacer aportes.

La Caja de Profesionales Universitarios resolvió afinar la lupa sobre el 52,4% de sus afiliados que hicieron una declaración jurada de no ejercicio. El presidente interino Álvaro Roda dijo a El País que «hay una tendencia en el mercado laboral al no ejercicio» y «muchos profesionales exigen a la Caja que fiscalice porque entienden que no todos los que tienen declaración jurada de no ejercicio lo hacen sino que ejercen la profesión de forma liberal lo que implica una competencia desleal«.

El último día del año la Caja envió un boletín informativo a los afiliados en los que sostiene que «velando por el futuro de los profesioanels, la institución está generando mecanismos para verificar la situación declarada». Esto se concreta a través del cruzamiento de información con organismos como BPS, Suprema Corte de Justicia, DGI e intendencias para fiscalizar y ver que aquellos profesionales que declararon no ejercicio realmente no ejercen la profesión.

En una investigación primaria se detectaron 1.800 potenciales evasores, según publicó ayer El Observador.

El avance de las tecnologías ha hecho que el límite entre tener que aportar o no se haga muy fino. «En 2004 cuando se elaboró la ley orgánica no existía esta explosión de las redes sociales, tampoco había en el país tantas carreras profesionales, pero es el criterio que se aplica para todas las profesiones«, admitió Roda. La ley en cuestión es la 17.738.

Quien apela a la declaración de no ejercicio firma el siguiente texto: «Se le notifica que deberá retirar la chapa o cartel profesional de estudios y domicilios, y dar de baja todo tipo de aviso en prensa o en guías profesionales, telefónicas o sociales en las que se indique su índole profesional, así como respecto de cualquier otra forma de publicitar dicha condición, y especialmente de los organismos que utilizan servicios de peritaje o arbitraje en el ámbito de su profesión o competencia«.

Casuistica.

¿Abarca Linkedin, Facebook, Twitter? ¿Trabajo voluntario? ¿Un mail personal? La clave está en la disponibilidad para realizar un trabajo.

«Los que tienen la obligación de aportar a la caja son aquellos profesionales que realizan ejercicio libre o que están disponibles para realizar el ejercicio libre. Esto es tal vez los profesionales que no tienen un ejercicio libre permanente, pero que sí están en disponibilidad, por ejemplo, realizan publicidad en redes sociales donde ofrecen sus servicios o los que tienen chapas en la puerta como profesionales», explicó Roda. No es que si en las redes sociales se pone el título la persona tiene que aportar, aclaró, pero «si aparece un profesional en Linkedin con su currículum y dice que se ofrece para tareas que implique un desempeño independiente, indudablemente este profesional está a disposición y por tanto debería aportar a la caja«, aclaró.

Lo mismo si uno tiene una tarjeta personal en la que refleja su título. «Si tenemos una tarjeta donde especificamos las tareas que realizamos y ponemos nuestro teléfono, eso se considera que uno está en disponibilidad, esto es, soy profesional y le doy la tarjeta por si precisa algo», dijo Roda. De todas formas sostuvo que deconoce que haya habido profesionales a los que la Caja haya intimado por el hecho de tener una tarjeta.

¿Y qué ocurre con blogs o charlas? «Sabemos que existe mucha gente que tiene Blogs personales en donde simplemente emiten una opinión. Pero hay gente que tiene Blogs que son como diarios online o que dan información. De repente un médico que informa sobre determinada situación se puede llegar a analizar», explicó Roda. En el caso de las charlas «lo que se considera es cuando uno aplica conocimiento de su propia profesión», pero «ir invitado a una charla o invitado por una universidad no conozco que la Caja haya tomado alguna resolución».

Ante la eventualidad de un trabajo honorario también se debe consultar a la Caja si es que se van a aplicar conocimientos adquiridos por la profesión. Roda dijo que en el caso de los activos o pasivos se puede analizar «casos específicos» de exoneración de aportes porque «la ley no prevé exoneraciones por trabajos honorarios».

Pese a que podrían ser causales para que la Caja indique que se debe aportar, Roda dijo que «no es que la Caja aplique sanciones en forma indiscriminada y discrecional sino que se cita a las personas en el caso que haya dudas en su declaración jurada de no ejercicio, se le da conocimiento de la información que tiene la Caja y se le da la oportunidad de recurrir y de explicar».

Roda considera que «no hay intención de ir contra la libre expresión» o contra la posibilidad de poder ostentar un logro académico, pero insiste que «el tema es la disponibilidad».

«Si vas a un lado y te presentan como el contador tal no hay problema, el tema es cuando se está ofreciendo. Quizás en algunas profesiones no es tan notorio, pero en otras como odontólogo o abogado los presentan y le da la tarjeta y dice que está a las órdenes, entonces está en disponibilidad«, concluyó.

Sospechan que unos 1800 profesionales evaden aportes

Enero 2, 2017

Se declararon en «no ejercicio» pero estaban trabajando

Cuando un estudiante universitario termina su carrera y le entregan el título, tiene 90 días para ir a la Caja de Jubilaciones y Pensiones de Profesionales Universitarios a declarar cuál es su situación. Las opciones son dos: o se declara en ejercicio libre de su profesión y comienza a aportar a la Caja, o firma un documento en el que consta que no está ejerciendo libremente porque es empleado de una empresa y, por ende, es dependiente.

En caso de que se inscriba como trabajador en ejercicio liberal, deberá pagar una primera cuota de $ 1.400 (valor de 2016), que irá en aumento a medida que pase el tiempo, porque cambiará paulatinamente de categoría para los aportes.

Una persona que se declara en «no ejercicio», o sea que trabaja como empleado en una empresa, no tiene que pagarle a la Caja pero, en caso de que esa situación cambie, lo debe notificar y ahí sí comienza a aportar.

Actualmente, 66% de los profesionales tiene un trabajo dependiente y 48% de los inscriptos en la Caja declaró estar realizando una actividad independiente, según cifras divulgadas en setiembre por el presidente del organismo, Álvaro Correa, ante los diputados que integran la comisión de Seguridad Social de esa cámara. Hace 15 años, el porcentaje era opuesto y 62,5% de los afiliados aportaban por ser trabajadores independientes.

La Caja de Profesionales Universitarios cerró el 2016 con un déficit que, en principio, supera los $ 500 millones. Esa cifra es bastante superior a la de 2015, donde no llegaba a los $ 200 millones. En medio de ese contexto, el organismo comenzó a fiscalizar si todos los trabajadores declarados en «no ejercicio» de verdad estaban trabajando solamente para una empresa.

Para realizar esa fiscalización, se solicitaron datos a ministerios, intendencias, la Suprema Corte de Justicia (SCJ), la Dirección General Impositiva (DGI) y el Banco de Previsión Social (BPS), entre otros. Un primer relevamiento realizado concluyó que de los casi 60 mil trabajadores dependientes, unos 1.800 pueden estar evadiendo el pago a la Caja, según dijo a El Observador el director de esa institución Hugo de los Campos.

Esos 1.800 profesionales no necesariamente son deudores de la Caja de Profesionales. Muchos fueron detectados por aportes de Fonasa al BPS y es posible que provengan de otro concepto que no esté relacionado a un trabajo indendiente que realizan.

Es por ese motivo que al relevamiento le sigue una segunda fase, que ya se está aplicando, en la que el organismo notifica a los trabajadores que se encuentran en una situación dudosa.

Una vez que reciben la notificación, tienen 10 días para presentar sus descargos. De no hacerlo, se les envía un telegrama colacionado en el que se los intima a asistir, según dijo a El Observador el presidente en ejercicio de la Caja de Profesionales, Álvaro Roda.

La semana pasada, el portal Ecos informó que la Caja de Profesionales comenzó a multar a periodistas licenciados en Comunicación que se habían declarado en «no ejercicio» pero que, por escribir en blogs, colaborar –incluso de manera honoraria- en documentales o publicaciones, deberían haber aportado.

El mínimo aporte es por tres meses de trabajo, aunque se haya trabajado menos tiempo.

Consultado por el portal, el periodista Gabriel Farías dijo que por haber participado de forma honoraria tres días en un documental hace algunos años, terminó pagándole a la Caja unos $ 20 mil.

El presidente titular de la Caja, Alvaro Correa –que se encuentra de licencia- indicó a El Observador que la fiscalización y eventual multa no se aplica solo a «una determinada profesión».

Dentro de los 1.800 posibles evasores hay abogados, médicos, licenciados en Comunicación, odontólogos, arquitectos y la lista sigue.

«(Las fiscalizaciones) no tienen nombre y apellido. Se está cumpliendo con las competencias que deben cumplirse. Hay que hacer controles porque la seguridad social tiene problema en todas partes del mundo, el stock de jubilados es cada vez mayor, porque va cambiando la forma de la actividad de los aportantes.

Cada vez egresan más pero los jóvenes que egresan de las universidades no ejercen la actividad profesional de forma independiente, sino que pasan a ser empleados», sostuvo Correa.

El problema de la «Categoría 2»

Una ley aprobada en 2004 habilitó a los profesionales a optar por aportar durante su vida como activos en la categoría 2, por la que en 2016 se pagaban $ 5.256. Eso implica una jubilación menor, pero también menos aportes que categorías más elevadas. Lo máximo que un profesional puede aportar son $ 14.592, cuando se ubica en la categoría 10.

Para las autoridades, la ley tiene un problema: al haber cada vez más trabajadores que optan por quedarse en la segunda categoría, la Caja de Profesionales se está financiando con un promedio de aportes de unos $ 8.000, pero debe solventar pasividades promedio de $ 50 mil.

«Eso crea problemas en el financiamiento de las pasividades porque se aporta muy poco para pagar pasividades de gente que está en categorías altas», explicó De los Campos.

http://www.elobservador.com.uy/sospechan-que-unos-1800-profesionales-evaden-aportes-n1015543

Saludos

Cr. Darío Abilleira

2 comentarios en “Inscripción a la Caja de Profesionales Universitarios, Declaración de No Ejercicio y su posible evasión. Cruzamiento de Datos con BPS, DGI, Suprema Corte e Intendencias . Ofrecerse en Internet, poner la Chapa en la Puerta, entregar una Tarjeta Personal, sin aportar podría considerarse una evasión.

  1. Irán Reyes Garcia

    Cómo es posible que un medico extranjero haga su prueba de revalida en agosto, pero después del gran tramite de firmas, Facultad, Bedelía, Ministerio de Salud Pública, inscripciones e inscripciones, todo con su agenda e idas y vueltas, quede habilitado para trabajar en diciembre y sin embargo tiene que pagar desde agosto, aun sin estar habilitado, parecería una contradicción o algo ilógico que desearía me expliquen. Por qué pagar por un periodo en el cual NO estaba habilitado ????
    Si evadir es una flagrante violación, pagar en estas condiciones es otra.
    Gracias

    Me gusta

    Responder
    1. Contador Público (Uruguay) Darío Aurelio Abilleira Alvarez Autor

      Hola Irán. Debería saber un poco más para que mi opinión fuese más valiosa. Con los datos que aportas, yo me pregunto: ¿Por qué no te diste de alta sin actividad?, no tendrías que haber pagado nada. Lo que debe suceder, es que los Profesionales, están obligados a inscribirse, desde la fecha de aprobación del último examen (tienen 90 días de plazo) y aquellos que necesiten un trámite para quedar aptos para ejercer, desde que se les otorga dicho permiso, eso está en la Ley 17.738 Artículo 51, te lo transcribo:
      Artículo 51 (Obligaciones de los egresados).- Los egresados deberán concurrir dentro de los noventa días de haber concluido el ciclo de estudios, con el certificado provisorio de egreso, que a los solos efectos de la afiliación, expedirá el Organismo Universitario que corresponda. En el caso de los profesionales que no quedan habilitados para ejercer por el mero hecho del egreso, el término referido comenzará a correr desde que se le expida la documentación habilitante.
      Reitero lo del inicio, seguramente falta algo más en la información que compartiste. Si luego conoces la solución, sería muy útil que lo comentaras. Saludos, Darío

      Me gusta

      Responder

Bienvenidos! Me encanta que participen; los Comentarios no son directos ya que debo filtrar los que son agresivos o dan datos de terceros o realizan denuncias. Deben ser Comentarios del artículo (por favor, así queda integrado, que otros puedan leer todo del mismo tema), si es por otro asunto, pueden realizar una consulta por Formulario que está en el Menú (arriba). Un gusto. Cr. Darío Abilleira

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.