¿Se puede adquirir Software por Leasing en Uruguay?; ¿La venta de software se puede considerar como una venta de bien mueble?


En muchos países, se puede. Pero en Uruguay no. En Uruguay, existe un sistema que promueve las inversiones, desde el punto de vista tributario me refiero; pero si es software, queda excluido; y desde el punto de vista contable, por más que un software le cueste a una empresa una inversión millonaria en dólares, si no tiene el dominio, no lo podrá activar. Son de las cosas que hay que cuestionarse y también reclamar. Somos un país que produce Software y en cambio no lo valoramos, porque no aceptar que se active es como reconocer que no existe, y no ayudar a la adquisición del software es como que empuja a que la gente se arregle con algo de mediana calidad o incluso utilice el software pirata. Lástima que nadie proponga una revisión de estos temas.

Consulta Nº 4.709

Leasing de software – IVA – Beneficios fiscales, no corresponde

Una institución bancaria  consulta acerca de la posibilidad de que un software  específico desarrollado  por una empresa para el procesamiento de información de instituciones financieras, pueda ser objeto de un contrato de uso (leasing) otorgado por otra institución financiera (dador) al Banco consultante (tomador) con el beneficio de exoneración del Impuesto al Valor Agregado (IVA) dispuesta por el artículo 49 del Título 10 del Texto Ordenado 1996.

Adelanta opinión afirmativa, tanto si el contrato de uso se instrumenta contractualmente como una transferencia in totum por parte del proveedor de los derechos patrimoniales sobre el bien intangible, o como una cesión por parte del mismo de una licencia de uso de dicho bien.

El consultante basa su conclusión en la conceptuación del “software” como bien mueble y, por tanto, considera le es de aplicación el artículo 5º de la Ley Nº 16.072 de 9 de octubre de 1989, con la modificación introducida por el artículo 2º de la Ley Nº 16.205 de 6 de setiembre de 1991, el cual establece que pueden ser objeto del contrato los bienes muebles no fungibles y los inmuebles cualquiera sea su destino.

Consecuentemente, en su opinión, la venta de software constituye la venta de un bien mueble a efectos de la exoneración prevista en el artículo 49 del Título 10 del T.O.1996. La inclusión del software en la exoneración, se fundamenta en el artículo 474 del Código Civil, el cual reputa a los derechos y acciones como bienes muebles o inmuebles según la naturaleza de la cosa que es su objeto.

No se comparte el  criterio adelantado por el consultante por los motivos que se expresan a continuación.

El Código Civil realiza una primera división de “bienes o cosas” en corporales e incorporales, incluyendo dentro de los primeros a los bienes muebles e inmuebles.

Ahora bien, al regular acerca de los denominados bienes incorporales, no se está refiriendo al caso de los bienes incorpóreos sino a los derechos (reales o personales) que pueden recaer sobre bienes muebles e inmuebles, es decir el derecho sobre la “cosa”, que es a la que le cabe la calificación de mueble o inmueble.

Ello es lo que determina que a su respecto la norma citada por la consultante –el artículo 474 del C.C.- establezca que “se reputan” muebles o inmuebles según el objeto (mueble o inmueble) sobre el cual recaen.

Así  lo dispuesto por el artículo 491 del mismo cuerpo legal en cuanto señala que las producciones del talento o del ingenio son una propiedad de su autor y se regirán por leyes especiales. Estas son las referentes a derecho de autor y específicas de la materia donde no se califica al software como un bien mueble en ninguna de ellas.

Por su parte, el inciso 1º del artículo 469 del C. C. señala que “Cuando por disposición de la Ley o del hombre se use la expresión bienes muebles sin otra calificación, se comprenderá en ella todo lo que se entiende por cosas muebles según el art. 462.” Este a su vez señala que  “Muebles son las cosas que pueden transportarse de un lugar a otro, sea moviéndose ellas por sí mismas  como los animales (que por eso se llaman semovientes), sea por una fuerza externa, como las cosas inanimadas. Exceptúase las cosas muebles que se hallan en el caso del art. 465”.

La consultante interpreta la norma aplicando principios del Derecho Privado: “En un sistema de derecho privado como el vigente en Uruguay el principio básico es el de autonomía privada y por tanto el de libertad”.

El Derecho Tributario tiene su autonomía y principios propios que no deben desconocerse, máxime al interpretar una norma exoneratoria.

Las normas tributarias no han recogido la conceptualización realizada por el consultante y sí la aquí sustentada.

Así en sede del IRIC (y del IRAE) se distingue claramente a los bienes muebles de los intangibles. En materia de normas de valuación y de amortización, tenemos por un lado el artículo 90 del Decreto Nº840/988 de 14.12.988, referente al avalúo y amortización de bienes muebles del activo fijo y el artículo 95 del mismo decreto, sobre activos intangibles.

Por todo lo expuesto, se concluye que la operación de leasing consultada no está amparada en el beneficio fiscal de exoneración de IVA, por no cumplir la condición objetiva de la exoneración.

10.12.007 – El Director General de Rentas.

…///

Bienvenidos! Me encanta que participen; los Comentarios no son directos ya que debo filtrar los que son agresivos o dan datos de terceros o realizan denuncias. Deben ser Comentarios del artículo (por favor, así queda integrado, que otros puedan leer todo del mismo tema), si es por otro asunto, pueden realizar una consulta por Formulario que está en el Menú (arriba). Un gusto. Cr. Darío Abilleira

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.