Cartas de la DGI, buscan una mayor tributación de las empresas mediante el efecto susto. Razones para no evadir, es la moral impositiva que se basa en cinco mecanismos.


Gracias a la franqueza y a las Jornadas Tributarias, nos enteramos de la estrategia de las Cartas que la DGI enviaba a los Contribuyentes. Se hizo un experimento, y como bien dicen, es una estrategia de un sólo tiro. Ahora, dicen que el efecto susto sirvió para recaudar más, entonces se desprende que efectivamente no pagaban lo debido, y dicen que si aumentaba el indicador, se suspendería la auditoria. ¿Es lógico que si pagan más se suspenda la posible inspección?, yo diría que lo coherente es que aquél que pagó más, a ese hay que ir a inspeccionarlo porque de lo contrario estamos jugando al gato y al ratón.

Igual si bien se puede pensar que es una estrategia válida, es muy parecido a lo que siempre se le ha criticado a los inspectores de tránsito que no se muestran visibles y están en lugares estratégicos, y por consiguiente aumentan las multas. Aquí es así, le hace creer al contribuyente que está en infracción, y este termina pagando más, así como no es ético evadir, tampoco es ético acosar al empresario, haciéndole creer, que puede ser inspeccionado. ¿Qué pasará con aquél que no varía su comportamiento?, suponiendo que el que no varía, es porque realmente es eso lo que debe pagar, a ese le caerán y al otro que se detectó que no pagaba lo debido, a ese lo dejan. Una inspección, no es gratis; no sólo genera nervios, problemas de salud, hay gente que hasta se ha matado, sino que le quita la atención a la tarea principal (además estamos hablando de pequeñas empresas), y ni que hablar, que le genera costos extraordinarios.

Claro que si no pagó lo que correspondía, está perfecto todo.

Otro tema que me llama la atención es ese número del 30% o 33%; no hay nada que diga que si se detecta una evasión, la multa sea de ese orden, será un promedio histórico con multas y recargos.

Comparto los artículos periodísticos (son tres):

Una carta permitió a la DGI recaudar más por el IVA

INFORMACIÓN PARA CONTROLAR

Estudio mide “efecto susto” que produjo en las empresas que la recibieron.

Una carta que la Dirección General Impositiva (DGI) envió a un grupo de empresas en mayo del año pasado hizo que pagaran más IVA que otras firmas similares que no recibieron la misiva, según un estudio del Departamento de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas y Administración.

La carta señalaba al que la recibía la probabilidad de ser auditado por inspectores del organismo y recordaba la multa a pagar en el caso de detectarse una evasión.

El «efecto susto» a ser detectado por la DGI o simplemente el hecho de que la carta actuó como recordatorio para los contribuyentes, hizo incrementar lo que pagaron por el IVA.

El trabajo realizado por Marcelo Bérgolo, Matías Giaccobasso y Rodrigo Ceni fue presentado en las VIII Jornadas Tributarias que organizadas por la DGI.

2015 11_Evasión Impositiva Teoría y Evidencia   (ver slide 14)

«Me llamaron como 100 personas y me preguntaban: vos que estuviste en la DGI, ¿qué es esta carta?. Les dije, te deben estar asustando, se llama efecto cagazo«, relató el exsubdirector del organismo, Hugo Vallarino quien moderó la presentación del trabajo.

Ceni, uno de los autores del trabajo, explicó que la DGI envió «dos modelos de cartas» que establecían «la probabilidad de ser auditado y el nivel de multa» en caso de comprobar una evasión de impuestos. Las misivas se «enviaron a dos grupos de contribuyentes No CEDE» (empresas medianas y pequeñas) con la probabilidad de ser auditado de 15% (carta A) y 9% (carta B) en cada una, indicó Ceni.

A 1.500 empresas se les envió la carta A, a otras 1.500 empresas se les envió la carta B y a otras 3.000 no se les envió ninguna carta para que fueran el grupo de control. Las 6.000 empresas involucradas tienen similares características en cuánto a cantidad de empleados y pagos de IVA que realizaban previo al estudio.

Las cartas fueron enviadas en mayo de 2014 y el trabajo estudio el comportamiento de los tres grupos de empresas en el pago de IVA entre junio y octubre de 2014.

El resultado, fue que «aquellas empresas que reciben la carta pagan 14% más de IVA que las del grupo de control«, indicó Ceni. Eso puede ser por dos factores: «un efecto informativo, les recuerda que tienen que pagar y otro es el efecto me siento observado y que Hugo (Vallarino) denomina cagazo», expresó Ceni.

Además, el estudio detectó que «por cada punto que se aumenta la probabilidad de ser auditado, aumenta 1,6 punto el pago de IVA«, agregó el autor.

Por otro lado, el gasto que supuso el envío de las cartas fue más que financiado con la mayor recaudación que tuvo la DGI respecto a la que hubiera tenido en ausencia de las misivas.

De todas maneras, Ceni afirmó que «este efecto cagazo, es una estrategia de un solo tiro, no se puede aplicar todo el tiempo».

Más allá de eso, la DGI repitió el procedimiento en 2015. «Me consta en 2015 también ha habido cartas. (El año pasado) era (un procedimiento) novedoso para obtener resultados, pero ha habido», dijo Vallarino.

«En base a datos históricos sobre empresas similares, se estima una probabilidad del 12% de que sus declaraciones para el presente año sean auditadas en uno de los tres años siguientes. Si la auditoría determina la presencia de evasión de impuestos, deberá pagar, además del monto evadido, una penalización por el 30% del mismo», señaló la carta enviada por la DGI en agosto de este año (ver facsímil) y a la que accedió El País.

¿Qué lleva a evadir?

En la presentación, Ceni repasó lo que dice la teoría económica sobre qué es lo que lleva a alguien a evadir impuestos.

Una explicación, dijo, es que «los agentes (económicos, como personas o empresas) deciden evadir porque es una decisión racional, así deciden cuánto evadir o cuánto pagar (de tributos) y se atienen a las consecuencias». Eso sería un factor pecuniario.

Después están los «factores no pecuniarios, tales como el altruismo, la reciprocidad, el efecto de pares y las influencias sociales», agregó.

En el primer caso, «los individuos van a elegir cuánto es el monto imponible y deciden si declarar todo el monto o un valor menor del monto imponible. Ese modelo actúa en un marco de inventivos, uno no sabe si lo van a auditar o no. Se basa en (la relación) costo-beneficio de los agentes», remarcó Ceni. «La probabilidad de auditoría depende mucho de la característica de las empresas», agregó.

En el segundo caso, de factores no pecuniarios, se suele hablar de «moral impositiva» para que una persona o empresa resuelva evadir o no, recordó Ceni. Hay «cinco mecanismosla motivación intrínseca (las empresas quieren cumplir la ley), la reciprocidad (pago impuestos pero también recibo algo a cambio por parte del Estado), el efecto pares (otro paga impuestos, yo también porque no quiero ser diferente), la cultura (comportamiento más asociado al largo plazo) y la información imperfecta (no conoce todas las regulaciones)», agregó.

«El análisis de los motivos pecuniarios en Uruguay a través de una carta, muestra una elasticidad relevante del contribuyente respecto a la probabilidad de ser detectado», concluyó.

Multa, clausura y hasta cárcel por evadir.

La evasión de impuestos está castigada con multa de un porcentaje sobre lo evadido (además del pago de lo evadido). Pero también, hay casos que son sancionados con clausura del local entre uno y seis días, avalada por la Justicia, pudiendo llegar a un máximo de 30 en omisiones graves. En otros casos más complicado donde se detecta una ingeniería para evadir el pago de tributos, la Dirección General Impositiva realiza además denuncias penales y puede terminar con el empresario en prisión.

Cada vez utilizan más datos para salir a «cazar» evasores.

Cada mañana, economistas, informáticos, contadores y abogados de la Dirección General Impositiva (DGI) analizan información que proviene de empresas con facturación electrónica que llega en tiempo real a la administración tributaria. Esos documentos se cruzan a su vez con bases de datos de terceros (como colegios y clubes deportivos) y organismos públicos (el consumo de electricidad es un indicador de actividad) y también con el monitoreo de Google, redes sociales y páginas de Internet (para detectar ofertas de productos y servicios informales).

Recientemente han sumado otro indicador de riesgo: la no aceptación de tarjeta de débito y crédito para realizar pagos.

Eso y el cambio en la plantilla de funcionarios constituye la base para que la DGI pueda ser más certero a la hora de detectar a evasores de impuestos.

«En la medida que disponemos de mucha más información, son procedimientos que podemos hacer de una manera mucho más eficaz y utilizando menos recursos», había dicho a El País hace un mes el director general de Rentas, Joaquín Serra.

La evasión del IVA cerró en 2014 en el 10,5% de la recaudación potencial. «Da la impresión que sí» respondió Serra al ser consultado sobre si se llegó a un nivel «estructural» de evasión. «El haber reducido la evasión a ese porcentaje tiene que ver con distintos sistemas de retención y percepción que se han establecido en el IVA y con la capacidad de contralor que la DGI ha desarrollado», afirmó Serra. Aunque, «también con un cambio en la cultura tributaria de los uruguayos que están más afines a contribuir. Esto debería enorgullecer a todos los uruguayos», agregó en aquella ocasión.

Con una evasión de ese nivel, la DGI tiene que ser cada vez más analítica y contar con mayor cantidad de datos para detectar a los que incumplen con el pago de impuestos.

«En el 85% de los controles que estamos haciendo, estamos reliquidando impuestos. Eso significa que estamos logrando focalizar adecuadamente en el caso de los incumplidores», había señalado. Sobre si la DGI es un «Gran Hermano» que todo lo ve, Serra dijo que «es una caricatura. Muchas veces lo que hay atrás (de esa afirmación) es una resistencia a ser controlado».

FABIÁN TISCORNIA 29 nov 2015

http://www.elpais.com.uy/economia/noticias/carta-permitio-dgi-recaudar-mas.html

…///

DGI fiscalizará a 3.000 pequeñas empresas

Es el primer gran operativo del organismo para controlar el pago de obligaciones de mipymes en todo el país

La Dirección General Impositiva (DGI) lanzó un operativo para monitorear el comportamiento tributario de 3.000 micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) de todo el país que presentan “riesgos fiscales más elevados”, es decir, cuyos aportes impositivos no estarían dentro de los “parámetros normales”, explicó a El Observador el director de la DGI, Pablo Ferreri. El organismo impositivo les está enviando una misiva a las empresas que fueron escogidas para alertarles que serán objetivo de un monitoreo. Les dará plazo hasta fin de año para evaluar su comportamiento fiscal. Si no se aprecia un cambio en su conducta, se ordenará una inspección que puede determinar el pago de reliquidaciones y multas que –en promedio– pueden rondar el 33% del monto evadido.

Ferreri indicó que un primer grupo de 1.500 empresas escogidas en forma aleatoria está comprendido por pequeñas empresas que tienen entre uno y cuatro empleados, y otro por igual número con emprendimientos que tengan más de cinco empleados

“Este operativo está orientado a hacer un seguimiento del comportamiento de empresas que se desvían de los parámetros normales”, indicó el jerarca. Las auditorías que hará la DGI incluyen el cruzamiento y análisis de datos de la información recabada, con miras a detectar omisiones en las declaraciones de impuestos, inconsistencias y la presencia de saldos a pagar. “Es una forma de racionalizar los recursos apelando a la tecnología”, señaló el ejecutivo. 

Ferreri explicó que si del monitoreo a cada empresa surge que “mejoraron sus índices” de aportes, seguramente no sea objeto de una inspección y, en consecuencia, de una factible reliquidación de impuestos y pago de multas. 

Esta es la primera vez que la DGI lanza un operativo masivo para evaluar el comportamiento de las mipymes. La DGI suele centrar sus inspecciones en un grupo de 300 grandes contribuyentes y en otro de 10.000 empresas de mediano porte. 

La carta

“Deseamos comunicarle que, en un proceso de selección aleatoria dentro de las micro, medianas y pequeñas empresas (mipymes), la suya ha sido seleccionada para la realización de un seguimiento en el marco de una evaluación del comportamiento tributario de los contribuyentes. No obstante, esta comunicación es exclusivamente para su información, y su recepción no obliga a la realización de trámite alguno ante las oficinas de la DGI”, dice un pasaje de la misiva que recibió un microempresario. 

La carta advierte que en los últimos dos años, la DGI auditó el 15% de las empresas del país, de las cuales las evasoras debieron pagar el monto evadido más una penalidad equivalente, en promedio, al 33% de ese valor.

“Le invitamos a cumplir con sus obligaciones tributarias en pos de alcanzar el país que todos queremos, un Uruguay cada día con más desarrollo y cohesión social”, sugiere la misiva que envió la DGI.

Publicado el 05.06.2014,

http://www.elobservador.com.uy/noticia/280180/dgi-fiscalizara-a-3000-pequenas-empresas-/

…///

DGI advierte por carta a empresas para bajar evasión

NOTIFICA PROBABILIDAD DE QUE DECLARACIÓN DE IMPUESTOS SE AUDITE

La Dirección General Impositiva (DGI) apela a diferentes mecanismos para elevar lo que se denomina «percepción del riesgo» de evadir impuestos, es decir que se vea cada vez más como un gran riesgo engañar al fisco. Uno de los últimos mecanismos, es enviar cartas a empresas.

«La DGI está facultada para realizar las investigaciones y fiscalizaciones que correspondan y realiza auditorías a contribuyentes de manera rutinaria. Estas acciones se sustentan en cruzamientos y análisis de datos recopilados, con miras a detectar omisiones en las declaraciones de impuestos, inconsistencias y la presencia de saldos a pagar», sostiene el primer párrafo de la misiva recibida por un comerciante del balneario.

«En base a datos históricos sobre empresas similares, se estima una probabilidad del 12% de que sus declaraciones para el presente año sean auditadas en uno de los tres años siguientes. Si la auditoría determina la presencia de evasión de impuestos deberá pagar, además del monto evadido, una penalización por el 30% del mismo«, sostuvo, en negrita, el segundo párrafo.

«Los desafíos de la DGI están focalizados en asegurar la recaudación necesaria para solventar la vida en sociedad y en generar un marco de competencia leal y transparente en donde los contribuyentes honestos no sean perjudicados por quienes no cumplen con sus obligaciones. Para cumplir con los mismos se despliegan en forma sistemática acciones de control», agregó la misiva. La evasión del IVA en 2014 se estima en 10,5%.

«Esta comunicación es exclusivamente para su información y su recepción no obliga a la realización de trámite alguno», añadió el texto.

«Lo invitamos a cumplir con sus obligaciones tributarias en aras de alcanzar el país que todos queremos, un Uruguay cada día con más desarrollo y cohesión social. Atentamente. División Recaudación y Controles Extensivos. División Fiscalización», culmina la nota.

PUNTA DEL ESTE – M. GALLARDO 29 ago 2015

http://www.elpais.com.uy/economia/noticias/dgi-advierte-carta-empresas-evasion.html

…///

Bienvenidos! Me encanta que participen; los Comentarios no son directos ya que debo filtrar los que son agresivos o dan datos de terceros o realizan denuncias. Deben ser Comentarios del artículo (por favor, así queda integrado, que otros puedan leer todo del mismo tema), si es por otro asunto, pueden realizar una consulta por Formulario que está en el Menú (arriba). Un gusto. Cr. Darío Abilleira

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.