¿Te crees el ombligo del mundo?. ¿Lo que pasa en la sociedad nos incumbe o no?. Aceptar las cosas como son.


MI OPINIÓN: Una vez en una charla, un compañero de trabajo, de informática me dijo: «El problema que tienen Ustedes – los contables – es que se creen que son el ombligo de la empresa, de que todo tiene que pasar por ustedes y en todo opinar». Fue como un golpe seco, que no supe reaccionar; quedé aturdido, pero obviamente nunca más me olvidé de lo que me dijo. Y siempre me pregunto: ¿Realmente tengo que opinar de ese tema?. Hace unas semanas, hubo un asesinato que a todos nos conmovió, la de una mujer jóven, que fue a comprar pastas en un barrio común, y terminó muerta. Horrible, ¿Y qué hacemos? ¿Realmente podemos hacer algo?, quizás lo único que podemos hacer es protegernos mentalmente de ese dolor, mirar para el costado, respirar y seguir la vida, y posiblemente decirnos: «Dios quiera que a mi no me pase», es que es una ruleta, le puede pasar a cualquiera.

Pasan los días, y un nuevo asesinato de un trabajador de un taxi. Nuevamente la sensación de inseguridad, y el paro, el paro de transporte, de sus compañeros. Un par de días más, y nos enteramos que se roba a unos 60 clientes de un local de comida rápida. Unos días antes se había saqueado un supermercado. Al día siguiente la noticia es que matan al dueño de un comercio, que vendía pizzas, y aparentemente ya le había entregado el dinero a los delincuentes, pero igual le dispararon. ¿Hubo paro?, no hubo nada, quizás porque era el dueño, trabajaba con su esposa. Insensibilidad o ya la normalización del crímen, que nos va creando un halo protector, sino no se podría vivir.

Lo mismo, a nivel internacional. Lo que está sucediendo en Siria e Irak es muy complejo de entenderlo, pero si quieren ver las imágenes, seguramente terminarán afectados y con una sensación de amargura e impotencia infinita. Sólo ver la imágen del niño ahogado Aylan Kurdi, provoca dolor, a mi me saca el aire. Por eso hacemos de cuenta que no pasa nada, y si pasa, no es nuestro problema. ¿No lo es? Miren este video, es un niño Sirio, que habla mejor que yo en inglés, lo que demuestra que son gente culta, no estamos libres de que unos iluminados provoquen un caos.

¿Realmente no es nuestro problema?. Y si lo fuese, ¿Qué haríamos para solucionarlo?, ¿Traer unas familias y tratarlas como una especie rara y exponerlas como si estuviesen en un zoológico?. Lo que sí nos trajo, es la discusión de la laicidad en la Educación, si se permite el velo o no.

Pero una cosa nos lleva a la otra. ¿Esta conflictividad que estamos viviendo en la Educación, nos incumbe?. Me podrían decir: «No te metas, vos no sos docente, vos no vivís con tanto dinero, vos no sos quién para opinar, con gente como vos así estamos que no ayudan y sólo critican,…», etc. 

Ahora, si no quieren que uno opine, ¿Porqué cortan el tránsito para hacer una manifestación?, ¿Si no quieren que opine, porqué hacen paro?, porque en realidad están afectando a las familias, y no al Estado. ¿Porqué se hace un paro general, antes de saberse lo que se iba a otorgar de aumento?.

Como ciudadano, uno intenta leer todas las posiciones, informarse. Y es así como el gobierno anuncia y da a conocer los sueldos actuales y los futuros aumentos, inmediatamente se escucha decir que la Ministra miente, ¿Porqué miente?, … «porque yo no gano eso». ¿Estás segura?, bueno, ella dice tanto y yo en la mano recibo tanto. Primer problema: No entienden o no quieren entender y dan mensajes contradictorios. Los docentes, deberían saber que los sueldos son Nominales, y que no se pueden comparar líquidos, basta que una persona tenga hijos u opte por una liquidación distinta de IRPF, para que a idénticos sueldos, cobren distintos líquidos.

Esos sueldos que dió a conocer la Ministra de Educación, no son para nada bajos. ¿No?, es que cuando uno analiza sus ingresos, no son sólo los monetarios, hay otros ingresos que deberían computarse para decidir si es bueno o malo lo que se ofrece. Es curioso como tampoco nadie lo habla, ni siquiera tangencialmente. ¿Y cuál es ese plus que no se habla?. Y no es lo mismo un docente por ejemplo de la actividad privada, que un docente del sistema público (que ya tiene sus días y horas confirmadas), que no lo despedirán, por más que el país esté pasando por una crisis, que tienen beneficios adicionales como ser días libres que el resto de otros giros laborales, no lo tienen, y eso de que tienen que planificar, es cierto, pero también pasa en muchos trabajos que la jornada se extiende, no es algo propio y exclusivo de un docente ese tipo de tarea fuera de horario.

Tampoco nadie los obligó a ser Maestros o Profesores, ¿No sabían cuando ingresaron a esas carreras, lo que se pagaba?. Más o menos todos sabemos lo que se paga, lo único es que algunos esperan sacarse el 5 de oro y tener el trabajo con el sueldo que se imaginaron que querían tener, pero en general eso no se da, y a nivel público, es peor, porque seguro nadie cobrará más, ni aún siendo el mejor docente cobrará más. En esta sociedad «solidaria», todos cobran lo mismo. Entonces ahora nos encontramos toda la sociedad, que esas personas han decidido que esos sueldos que cobraban eran insuficientes. Ok, la sociedad ha dicho, está bien, yo reconozco que son insuficientes, pero te reclamo más, te reclamo más compromiso, te reclamo que estudies más, que seas mejor docente … pero resulta que eso no lo aceptan.

Sigo sin entender de dónde surge esa solicitud del 6% del PBI para Educación, ¿Porqué 6% y no por ejemplo un 20%? (es una recomendación de la Unesco, que nadie conoce el informe, y se dice que es un informe que tiene más de 25 años, pero sirve para reclamar); esa solicitud implícitamente tiene un gran egoísmo, porque de hecho es como que un invitado va a una fiesta y dice: yo quiero el 6% de esa torta. Pero resulta que hay muchos invitados, y si le dan el 6%, es probable que muchos tengan menos o incluso no tengan nada. Y la respuesta supongo que será: Y no es mi problema, a mi me das el 6%, y además dámelo YA, ahora, no me importa los problemas del gobierno … quiero y quiero, ya ya ya. Uno piensa: pahhh, si esto es así con docentes, ¿realmente se puede criticar a otros sindicatos?. Esto demuestra que realmente estamos mal en educación.

Nuevamente se me puede decir: ¿Es tu problema?, ahhh, a esta altura, sí, pienso que es mi problema, cuando por los paros me afectó mi actividad normal, porque al tener hijos, no puedo abstraerme del problema, ¿Quién paga esa ineficiencia?. ¿Cómo van a solucionar el tema?, por lo menos me gustaría que existiera racionalidad, y así como exigen que exista una buena administración o que las patronales (como en el caso de FRIPUR) son las culpables, ¿No es hora de que los  que acceden a puestos sindicales, de dirección, no tendrían que estar capacitados?. El Pit-Cnt pide que se enseñe historia sindical en los liceos, … me parece bien, que también pidan que se forme una carrera para ser dirigente Sindical. No hay curso de Negociación o de Administración de Conflictos, que se enseñe que hay que ir al paro de primera; y fue lo que sucedió. Se utilizó la máxima fuerza, aún sin saber lo que se propondría, se hizo un paro por las dudas, y ahora no hay mayor potencial de fuerza, salvo la de perpetuar el paro.

En esta situación que hoy está el Sindicato, no tiene sentido que siga jugando a ser fuerte con el Estado sólo para medir cuota de Poder, lo lógico era ir a trabajar y esperar que el gobierno bajara el decreto de esencialidad. Eso ya es un triunfo de la lucha, pero no lo vieron así. Llama la atención, que un grupo de personas (unas 20 mil) sean arrastradas por unos pocos, y que por miedo o por información distorsionada o información a medias, hagan los paros sin reparar en los temas de fondo, en la sociedad, y en ellos mismos.

 Como Ciudadano, veo con preocupación esa realidad. ¿Porqué?

a) Porque si los gremios de la Educación, obtienen lo que desean o parte de lo que desean, será un ejemplo a seguir de muchísimos más. Todo dependerá del grado de fuerza que tengan, gremios chicos no podrán sostener una lucha tan larga y otros sí podrán hacer incluso muchísimo más daño. 

b) Esto se soluciona con más impuestos. No hay dudas que así será. ¿Quiénes piensan que van a pagar el plato de la gracia del 6% para la Educación?. Porque muchas veces pensamos que pagará otro, pero lo pagaremos entre todos, a todos nos sacarán un poquito más, para darle a la Educación. Por lo menos, espero que nos devuelvan hijos, y trabajadores mejor formados, y sensibles ciudadanos, que piensen en un todo y no sólo en ellos, que no se crean el Ombligo del Mundo. (Usar los recursos de INEFOP, es un tema tributario, porque si no se usa, o sobra el dinero, bien que podrían disminuirlo, pero no seguir cobrando para no usarlo, y ahora lo cobrarán para pagar seguramente los aumentos extras, o sea más impuestos).

Gracias por la lectura.

Darío Abilleira

PD: cuando termino de escribir, me entero que el Gobierno levantó el Decreto pero los gremios igual mantienen el paro del lunes. Es claro, un triunfo Sindical por donde se lo mire.  Y bueno, aceptarlo. No era lo ideal, lo ideal era que el Gobierno, aún si no lo votamos, que nos representa a todos, era que no le doble la mano un sindicato, porque hay muchos más, y hay muchísimos más, que no están afiliados a un Sindicato. 

En muchos temas, siempre se habla de un tema ético, de que no existan conflictos de intereses. Entonces se estila renunciar, o en otras oportunidades la ley ya dice que no se puede hacer tal cosa cuando puede no existir oposición de intereses. Aquí, debió pasar lo mismo. No estaban en condiciones de representar al Estado, las dos máximas jerarquías del MTSS; porque era obvio que iba a pasar lo que pasó.

…///

Aceptar las cosas como son

Un sufrimiento humano muy común es desear que las cosas sean distintas a como son

Sin renunciar al progreso, es necesario asumir que hay situaciones y personas que no cambian

El reto es aceptar lo que nos toca vivir y trabajar para restablecer el equilibrio

FRANCESC MIRALLES 28 ABR 2013

Una de las fuentes de sufrimiento más comunes en el ser humano es el deseo de que las cosas sean distintas a como realmente son. Cuando un país pasa por una grave crisis, la población mira atrás y desea que todo fuera como antes, un antes que en su momento no se valoraba porque parecía aburrido o bien había otras aspiraciones.

Lo mismo sucede con las relaciones interpersonales. Quien tiene por pareja a alguien silencioso desearía un carácter dicharachero, y este último pondrá de los nervios a quien convive con él un día tras otro. ¿Por qué anhelamos siempre lo que no tenemos?

Hay vida antes de la muerte; disfrútala” (Eduard Punset)

Nuestra forma de vida está tan basada en el cambio y el progreso, que a menudo valoramos negativamente la estabilidad sin saber cuál sería la alternativa.

La insatisfacción es lo que permite el progreso de la ciencia, las artes y todo lo que tiene que ver con la sociedad, pero cuando se vuelve crónica en nuestro día a día deja de ser un estímulo para teñir de negatividad nuestra vida.

Hay personas que, instalados en la queja y la amargura, molestan a los demás –y a sí mismos– de forma totalmente estéril porque de nada sirve señalar lo que no funciona sin ofrecer soluciones.

Madame Bovary dio nombre a lo que el filósofo Jules de Gaultier denominaría “bovarismo”. Se trata de un estado de insatisfacción permanente a causa del desnivel entre las propias ilusiones y la realidad. Sin abogar tampoco por el conformismo, si nuestras aspiraciones se hallan siempre a gran distancia de lo que tenemos, jamás alcanzaremos la serenidad. Como el burro que persigue la zanahoria, podemos pasar la vida entera esperando “algo mejor” para descubrir al final que ya lo teníamos y no habíamos sabido verlo.

Los manuales de psicología han puesto de moda el verbo procrastinar, que significa postergar aquello que deberíamos hacer hoy. Un aplazamiento que también se produce en un nivel existencial. Muchas personas postergan la felicidad hasta que cambie la situación que están viviendo. Se convencen de que cuando encuentren un trabajo mejor o la pareja ideal, por poner dos ejemplos, se darán permiso para disfrutar de la vida. Sin embargo, este planteamiento tiene un fallo de origen y es que nada resulta como esperábamos una vez que lo conseguimos.

Lo que ocurre es que muchas personas cuando llega el momento tan largamente esperado o deseado sufren una desilusión; entonces fijamos nuevos objetivos esperando que una vez alcanzados llegue, esta vez sí, el premio definitivo. Sin embargo, esto no acostumbra a suceder, ya que más que insatisfacciones existen las personas insatisfechas.

Del mismo modo que nos resulta difícil aceptar las cosas como son, también nos cuesta aceptar a los demás, ya que su forma de pensar y reaccionar nunca coincidirá con nuestras expectativas.

Al hacer un favor a un vecino, nos duele si no obtenemos el mismo trato por su parte cuando lo necesitamos. En el ámbito laboral, a menudo consideramos que los compañeros no cumplen con sus tareas, y el jefe o la jefa es un ser inútil que está dinamitando la empresa.

A veces debes conocer al otro realmente bien para darte cuenta de que sois dos extraños” (Mary Tyler Moore)

En esta clase de pensamientos está el punto de partida de la mayoría de conflictos interpersonales. Al esperar que los demás se comporten de determinada forma les estamos negando el derecho a su identidad. Además, al enfadarnos por estas diferencias obviamos algo muy importante: ser o actuar de modo distinto a nosotros no tiene por qué ser negativo.

Afortunadamente, cada persona tiene una combinación única de defectos y virtudes. Podemos aceptar su singularidad y sacar partido de las cosas buenas que nos ofrece o bien enrocarnos y señalar al otro como enemigo.

“A veces debes conocer al otro realmente bien para darte cuenta de que sois dos extraños” (Mary Tyler Moore)

En 2002, Byron Katie publicó un libro orientado a acabar con la insatisfacción personal: Amar lo que es. Basado en aceptar y reconocer el valor de lo que configura nuestro entorno, no se trata de resignarse a lo que hay, sino de amar nuestras circunstancias para mejorar desde ese punto de partida.

Esta autora norteamericana sostiene que “la realidad es siempre más amable que las historias que contamos sobre ella” y que cualquier enfado que tengamos con los demás es, en el fondo, algo de nosotros mismos que nos molesta. Por eso mismo desearíamos cambiarlos, porque resulta más fácil exigir la transformación del otro que la de uno mismo.

Convencida de que “lo que provoca nuestro sufrimiento no es el problema, sino lo que pensamos sobre el mismo”, en su best seller propone que la persona insatisfecha se entregue al “trabajo”, que empieza con estas dos fases:

  1. Plasmar en el papel lo que no nos gusta. Tomar una situación o una persona que nos desagrada y especificamos quién o qué provoca nuestra tristeza, qué es lo que no nos gusta y cómo debería ser para que estuviéramos satisfechos.
  2. Indagar en el problema a través de estas cuatro preguntas:
  3. a) ¿Es eso verdad?
  4. b) ¿Tienes la absoluta certeza de que eso es verdad?
  5. c) ¿Cómo reaccionas al tener este pensamiento?
  6. d) ¿Quién serías sin él?

Byron Katie sostiene que ante un pensamiento negativo solo tenemos dos opciones: o nos apegamos a él o indagamos para comprenderlo. Esa última actitud y una relación constructiva con nuestro entorno nos llevarán a un plano superior.

Señor, concédeme serenidad para aceptar lo que no puedo cambiar, valor para cambiar lo que sí puedo y sabiduría para reconocer la diferencia” (Reinhold Niebuhr)

Una anécdota que se menciona en los talleres de superación personal tiene como protagonista a un violinista que en pleno concierto en Nueva York vio cómo se rompía una de las cuatro cuerdas de su violín. En lugar de detenerse, decidió adaptar la melodía a las otras tres cuerdas, algo realmente difícil con este instrumento. Cuando le preguntaron por qué había elegido esa opción, respondió: “Hay momentos en los que la tarea del artista es saber cuánto puede llegar a hacer con lo que le queda”.

Sin duda, la realidad nos pone a prueba y a menudo estamos expuestos a circunstancias indeseadas. La cuerda rota del violinista tiene su equivalente, en la vida cotidiana, en situaciones con mucho menos público, pero más dolorosas. En lugar de lamentar nuestra suerte, podemos preguntarnos qué es lo que nos queda y qué podemos hacer para restablecer el equilibrio en nuestra vida. Para que vuelva a sonar la música, no obstante, es necesario aceptar las cosas como nos ha tocado vivirlas, ya que son un reto y un aprendizaje. Al mismo tiempo, en lugar de buscar culpables, debemos aceptar a los demás y no fijarnos en su cuerda rota, sino en las otras tres que siguen sonando.

http://elpais.com/elpais/2013/04/26/eps/1366972749_878845.html

…///

2 comentarios en “¿Te crees el ombligo del mundo?. ¿Lo que pasa en la sociedad nos incumbe o no?. Aceptar las cosas como son.

  1. Guillermo

    Excelente post. Tengo una pregunta y no se bien donde conseguir la información o cómo calcularla. ¿A que porcentaje del presupuesto del gobierno correspondería dicho 6% del PBI?

    Me gusta

    Responder
    1. Contador Público (Uruguay) Darío Aurelio Abilleira Alvarez Autor

      Hola Guillermo. Estos conceptos que se manejan por todos, con una sencillez tremenda, después son muy difíciles de demostrar e incluso de explicar. Lo primero es que no existe ningún informe serio que explique ese número del 6% del PBI para la Educación. Sí te dicen que una Nación culta nos beneficia, etc, etc, pero no muestran un estudio científico que diga que deba ser esa cifra. Después lo básico sería decir: ¿Cuál es nuestro PBI?, trata de encontrarlo, aún en el Banco Central, o en diarios que muestran una columna especial para ese número. Si tratas de verificar ese número que publican con los informes del Banco Central, te frustrarás (porque dicen: fuente BCU pero después no es posible cruzarlo). Los números que se publican son trimestrales, los números anuales son muy pocos los que lo hacen y que sean fiables, muchas veces se habla en dólares, y el presupuesto está en pesos. ¿A qué tipo de cambio lo convertirías?. El PBI no es una proyección, sino un valor del pasado, y lo quieres comparar con números que se estiman que se darán. Yo he hecho presupuestos anuales, y son muy difíciles de acertar todo, siempre hay alguna variable que se escapa; en el Gobierno hacen una proyección a 5 años, ¿Qué tienen, la bola de cristal?, en general los presupuestos a 5 años, se hacen partiendo de un año bien presupuestado y luego en grandes líneas se estiran los números considerando algunas variables que sí conocerás, como ser una inversión, o algún gasto extraordinario, pero todo lo demás es una proyección uniforme multiplicado por algún guarismo, mágico también. ¿Quién confía hoy en el IPC?, el que lo haga se está comiendo la pastilla como dice un comentarista de fútbol, es un indicador desde hace años ficto, está totalmente controlado, no marca la realidad. Hay un dato que dice que las proyecciones del crecimiento del PBI calculadas por el Instituto de Economía (Iecon/FCEA), proyectó al 2019 un PBI de 1.616.532 millones de pesos de 2015. Quizás con ese dato podrías aplicarle el 6% y comparar con los pesos presupuestados que ha elevado el Poder Ejecutivo. No te olvides, que no es nada menor, definir qué es Educación. Por ejemplo, los gremios dicen que el Gobierno no destina hoy 4,5 del PBI a la Educación como dicen, sino un 4,2 del PBI, ¿Porqué?, porque dicen que el 0.3% es de la Escuela Militar, Escuela de Policía, etc … eso no es Educación, me parece medio ridículo, porque consideran Educación según su concepto político, pero es o no es Educación, la que se brinda en las Escuelas de formación de oficiales?, si no es, ¿Cómo es posible que luego se les reconozca sus Estudios para ingresar a las Universidades y revalidar materias?, es todo así Guillermo. Lamento, pero soy muy descreído de todas estas cosas, creo que es discutir y destinar esfuerzos a cosas inútiles, la Educación depende obviamente de lo que se destine en recursos, pero no será buena sólo porque naden en dinero. Saludos, y gracias por leer el blog. Darío

      Me gusta

      Responder

Bienvenidos! Me encanta que participen; los Comentarios no son directos ya que debo filtrar los que son agresivos o dan datos de terceros o realizan denuncias. Deben ser Comentarios del artículo (por favor, así queda integrado, que otros puedan leer todo del mismo tema), si es por otro asunto, pueden realizar una consulta por Formulario que está en el Menú (arriba). Un gusto. Cr. Darío Abilleira

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.