Prescripción Adquisitiva Treintenaria. La norma considera que es un Incremento Patrimonial y el mismo ocurre en el momento de la Sentencia y no en el comienzo de la Posesión.


Consulta Nº 5813

Venta de inmueble adquirido por prescripción adquisitiva treintenaria – IRPF – Hecho generador, configuración – Monto imponible – Adquisición, concepto de.

I) La consulta planteada

Una persona física plantea, que en el año 1970, pretendió adquirir un bien inmueble rural, pero que por distintas razones jurídicas nunca lo pudo escriturar.

No obstante ello, obtuvo la posesión del bien desde el año 1978 y, en el año 2009 inició la acción judicial de prescripción adquisitiva treintenaria obteniendo una sentencia favorable con fecha 3 de setiembre de 2013, la que quedó ejecutoriada el 25 de setiembre de 2013.

El 26 de noviembre de 2013 vende el referido inmueble.

En este sentido, manifiesta que le fue retenido el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) calculado tomando como fecha de adquisición del bien, el 25 de setiembre de 2013. Sin embargo, expresa que, a su criterio, podría haberse calculado el impuesto en base al criterio ficto (no especifica cuál, pero se entiende que se refiere al establecido en el artículo 20 del Título 7 del Texto Ordenado 1996), ya que la sentencia de prescripción es declarativa y, al haber tomado posesión desde el año 1978, la fecha de la propiedad es anterior al 1º/07/2007.

II) La respuesta de esta Administración Tributaria

Esta Comisión de Consultas no comparte el criterio del consultante por los fundamentos que se expondrán a continuación.

El inciso séptimo del artículo 20 del Título 7 del Texto Ordenado 1996 (redacción dada por el artículo 13º de la Ley Nº 18.876 de 29 de diciembre de 2011) dispone lo siguiente:

Para los inmuebles rurales adquiridos con anterioridad al 1º de julio de 2007, el contribuyente podrá optar por determinar la renta computable, aplicando al valor en plaza del inmueble al 1º de julio de 2007, el 15% (quince por ciento), más la diferencia entre el precio de la transacción del inmueble y el valor en plaza del inmueble al 1º de julio de 2007, siempre que esta diferencia sea positiva. En ningún caso el valor considerado para la aplicación del referido porcentaje podrá ser inferior al valor real vigente fijado por la Dirección Nacional de Catastro. Lo dispuesto en el presente inciso regirá para enajenaciones de inmuebles realizadas a partir del 1º de enero de 2012.”

En primer lugar cabe precisar, que siendo la enajenación objeto de consulta de fecha posterior al 1º de enero de 2012, debe analizarse si le es aplicable la norma transcripta.

Ahora bien, la opción para determinar la renta computable a la que refiere la misma es “para los inmuebles rurales adquiridos con anterioridad al 1º de julio de 2007…”.

Por lo tanto, se debe precisar el concepto de “adquisición” utilizado por la referida norma en relación a un inmueble adquirido por prescripción.

En este sentido, el inciso primero del artículo 6º del Código Tributario establece que “Cuando la norma relativa al hecho generador se refiera a situaciones definidas por otras ramas jurídicas, sin remitirse ni apartarse expresamente del concepto que éstas establecen, se debe asignar a aquélla el significado que más se adapte a la realidad considerada por la ley al crear el tributo.” En este caso, la norma no se remitió ni apartó expresamente del concepto de adquisición por prescripción adquisitiva del Derecho Civil y, por ende, se debe asignar el significado que más se adapte a la realidad considerada por la ley al crear el tributo.

Así las cosas, el artículo 17 del Título 7 del Texto Ordenado 1996 en su inciso primero dispone que “constituirán rentas por incrementos patrimoniales las originadas… en la sentencia declarativa de prescripción adquisitiva, de bienes corporales e incorporales”.  Es decir, que la norma considera que el incremento patrimonial ocurre en el momento de la sentencia y no en el comienzo de la posesión.

Por otra parte, el numeral 24 de la Resolución de la DGI Nº 662/2007 de 29.06.007 aclara que “el incremento patrimonial correspondiente a bienes adquiridos por prescripción adquisitiva se considerará configurado en la fecha en que quede ejecutoriada la correspondiente sentencia declarativa”, agregando que “la renta a computar estará constituida por el valor del bien adquirido, de acuerdo a lo establecido en el artículo 32 del Decreto Nº 148/007 de 26 de abril de 2007”.

Esta última norma mencionada establece que “A los fines de avaluar los bienes y servicios recibidos en pago o por permuta, así coma para determinar las rentas en especie correspondientes a la Categoría I del impuesto que se reglamenta, serán de aplicación los criterios de valuación establecidos para el Impuesto a las Rentas de las Actividades Económicas.”

Este criterio para los bienes inmuebles, está dado por el artículo 73º del Decreto Nº 150/007 de 26.4.007 con esta redacción: “A los fines de avaluar los bienes y servicios recibidos en pago o por permuta, así como para determinar las rentas en especie, se aplicarán las siguientes normas:

…..

b) Los inmuebles se tomarán por el valor real vigente a la fecha de la operación. Si no existiera valor real o se demostrara que corresponde tomar otro importe, su valor será determinado por peritos, el que podrá ser rechazado por la Dirección General Impositiva…”

Por lo tanto, el monto imponible del IRPF por incremento patrimonial, originado en una sentencia de prescripción adquisitiva, estará dado por el valor real del bien adquirido en la fecha en que quede ejecutoriada la sentencia respectiva.

En este orden de ideas, podemos apreciar que en el IRPF, el momento que se considera que el sujeto pasivo “adquiere” el bien en el caso de una prescripción adquisitiva es, cuando queda ejecutoriada la sentencia.

En consecuencia, optando por una interpretación armónica de las normas, basada en el sistema lógico-sistemático, podemos señalar que el concepto de “adquisición” al que refiere el inciso séptimo del artículo 20 del Título 7 del Texto Ordenado 1996 (redacción dada por el artículo 13º de la Ley Nº 18.876 de 29 de diciembre de 2011), en el caso de una prescripción adquisitiva de un bien inmueble, también es la fecha en que haya quedado ejecutoriada la sentencia respectiva. Por lo tanto, sólo si la fecha en que quedó ejecutoriada la sentencia mencionada es anterior al 1º de julio de 2007, será de aplicación la opción que crea esta última norma mencionada. De ser posterior, como es el caso objeto de esta consulta, no tendrá dicha opción y deberá aplicar el régimen general.

24.10.014 – El Sub Director General de la D.G.I., acorde.

…///

Comentario: Me parece que la respuesta de la DGI fue incompleta; si bien determina la «fecha» para determinar luego el costo; no dice que en realidad en este caso al tener la Sentencia en setiembre y vender el inmueble en noviembre; como que tiene que pagar el IRPF dos veces, primero cuando lo adquiere y luego cuando lo vende (si correspondiera). En su momento, escribì un post que hablaba de la paradoja de los ocupa; y justamente decía esto que ahora lo veo en la Consulta de la DGI.

Bienvenidos! Me encanta que participen; los Comentarios no son directos ya que debo filtrar los que son agresivos o dan datos de terceros o realizan denuncias. Deben ser Comentarios del artículo (por favor, así queda integrado, que otros puedan leer todo del mismo tema), si es por otro asunto, pueden realizar una consulta por Formulario que está en el Menú (arriba). Un gusto. Cr. Darío Abilleira

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.