Kenneth Arrow, premio Nobel de Economía 1972, dice que la Capacidad de un Gobierno de controlar la Economía es limitada. Paradoja de Arrow. Paradoja de Condorcet.


“La capacidad de un Gobierno para controlar la economía es limitada”

El Nobel de Economía Kenneth Arrow, padre del teorema de la imposibilidad, cree que “el buen pronóstico no es el que dice si lloverá, es el que dice las probabilidades

AMANDA MARS Madrid 3 MAR 2014

La primera y más dura crisis que vivió Kenneth J. Arrow (Nueva York, 1921) fue la Gran Depresión. Tenía ocho años. Al que muchos años después, en 1972, recibiría el Nobel de Economía se le grabaron en la memoria las colas de gente esperando una ración de comida. La Gran Recesión, apunta, ha sido la más dura desde entonces, pero aun así no ha llegado a temer consecuencias tan dolorosas como aquellas. Pero siempre hay cosas que escapan al control de cualquier previsión. En la II Guerra Mundial, cuando sirvió en el departamento de las previsiones meteorológicas, advirtió de que muchas de ellas no estaban bien, pero los superiores las reclamaban igualmente. Es algo que, de algún modo, este viejo catedrático de Stanford ha comprobado a lo largo de su trayectoria. Todo el mundo necesita pronósticos, escenarios en la economía. Arrow, padre del teorema de la imposibilidad —esta dice, grosso modo, que las reglas para la toma de decisiones sociales o políticas no obedecen estrictamente al criterio de racionalidad— preside el jurado del Premio BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Economía, que hace dos semanas se falló en Madrid.

Durante la II Guerra Mundial, cuando trabajaba en los servicios meteorológicos, vio lo mal que funcionaban los pronósticos. En la economía ha visto algo parecido. ¿Un buen pronóstico es el que acierta? ¿O el que parte de un buen análisis?

Lo que vi entonces es que los pronósticos tenían muy poco poder de predicción. Pero todo el mundo necesita unas previsiones: en el Ejército hacían falta para decidir si volaban los aviones y en la economía las necesitan los empresarios y los Gobiernos. Otra cosa sería decir qué es lo que se entiende por una buena previsión: en meteorología un buen pronóstico no es decir si va a llover o no, sino la probabilidad de que llueva. Esto no es tan obvio como parece. Algo así tenemos que buscar con temas como el empleo o la producción, las probabilidades. En la economía veo que hay poca dedicación a la valoración de los pronósticos, a observar lo bien o mal que han funcionado. En el Ejército, en cambio, se dedicaba un gran esfuerzo en echar la vista atrás y comprobar qué tal habían funcionado las previsiones.

¿Su experiencia allí le sirvió después en sus investigaciones?

Son dos ámbitos muy diferentes… Aprendí los límites intrínsecos que tiene la predictibilidad. Es algo muy complejo, intervienen muchos factores tanto en el clima como en la economía, pero se entiende mucho mejor la ciencia subyacente en el clima que en la economía. Y es mucho más acertado. Cualquier pequeño error en una medida genera grandes distorsiones. Pero en la economía ni siquiera entendemos los fundamentos de cómo un consumidor reacciona a los cambios de los precios o cómo las empresas los modifican… Tenemos teorías, pero es muy difícil. Cuesta saber incluso lo que ocurre en un momento dado.

Usted dijo que las fuerzas internas de la economía son más fuertes que la acción de los Gobiernos a la hora de determinar los ciclos económicos.

Sí… Lo interesante es cómo las acciones de los Gobiernos no necesariamente se dirigen en la dirección que se supone que van dirigidas. Los Gobiernos intervienen para reducir el desempleo o para reducir los precios y a veces funciona y otras no. La capacidad de un Gobierno para controlar la economía es limitada. Te podrías preguntar por ejemplo por qué tenemos esta tremenda tendencia hacia la desigualdad y es difícil ver qué hizo el Gobierno para que ocurriera… De acuerdo, bajaron los impuestos a los mayores ingresos o eximieron las ganancias de capital desde los noventa. Pero, si miras más allá, no es un factor suficiente para explicar esta enorme brecha, incluso los conservadores en Estados Unidos han empezado a preocuparse un poco. No creo que la política del Gobierno sea el principal factor, afecta, pero no basta.

Pero influyen, ¿cómo explicaría si no la diferencia de prosperidad entre países con similares características?

Las políticas juegan un papel, pero no se puede apuntar solo a eso. La depresión de la economía japonesa lleva 20 años y no veo una explicación para eso. El Gobierno ha intentado estimular la economía a lo largo de los años, ha habido muchos empleos fomentados por el Estado, pero no ha bastado. ¿Por qué está siendo tan lenta esta recuperación, por ejemplo? En todo el mundo, EE UU, Europa, Japón… Hemos tenido recesiones muy duras, como la de 1981, pero la recuperación tomó menos de un año. ¿Por qué se recuperó tan rápido entonces?

¿Tiene una respuesta?

Cuando tienes una crisis financiera, con los bancos cayendo y los valores colapsando, tiendes a sufrir una recesión más larga, eso es algo empírico. Y en los ochenta no hubo ese colapso: estaba cargando con unos tipos de interés muy altos, pero ahora están casi en cero y no basta.

¿Qué recuerdos guarda de la Gran Depresión?

Yo tenía ocho años, recuerdo mucha pobreza, incluida la de mi familia. Mi padre perdió su trabajo, había colas de gente esperando por comida, los bancos iban cayendo… Y las entidades cerraron durante dos semanas para parar el pánico. La situación política en Europa era inestable, especialmente en Alemania…

¿Ha llegado a temer una situación de pobreza así por la dureza de la crisis actual?

No, los Gobiernos, las autoridades monetarias harían algo para pararlo. Es complicado, incluso ahora, con muchos problemas en Europa y la austeridad, que es algo completamente equivocado, y el Gobierno de EE UU no ha intervenido suficientemente, pero ha hecho algo. La política monetaria ha sido fuerte, la fiscal no tanto.

El economista al que han premiado, Elhanan Helpman, dice que su vida cambió cuando leyó el libro de Paul Samuelson. Usted también dice que fue el mejor de su tiempo.

Sí, lo creo. No cubrió todas las áreas de la economía, ni yo, ni nadie, pero introdujo un gran rigor en las teorías, explicó muy bien el comercio exterior, dónde el Gobierno debería intervenir, dónde no y otros conceptos teóricos, influenció a mucha gente después.

¿Echa usted de menos haber estudiado más algún campo?

Sí, me hubiese gustado trabajar mucho más en el papel del conocimiento en la economía, creo que muchas cosas de la macroeconomía tienen que ver con el conocimiento. Es una mercancía que tiene un coste y una utilidad, pero no puedes venderla como cualquier otro producto, como el aluminio, por ejemplo. Porque es algo que, aunque yo te lo dé, yo sigo conservándolo. Ese es un problema. Y otra dificultad es que cuando usas una información da igual en qué escala lo hagas, es decir, con el mismo diseño puedes construir un coche o un millón de coches, no te hacen falta dos diseñadores. Y creo que muchas olas económicas tienen que ver con cambios de creencia… Pero esto no es una teoría, sino una idea para una teoría.

http://economia.elpais.com/economia/2014/03/02/actualidad/1393781781_727181.html …///

Paradoja de Arrow ¿Imposibilidad de la Democracia?… paradoja de Condorcet.

Escrito por: dezabaleta el 29 Sep 2011

El teorema de imposibilidad de Arrow, también llamado la paradoja de Arrowe irónicamente, el teorema de la imposibilidad de la democracia, demuestra que no es posible diseñar reglas para la toma de decisiones sociales o políticas que obedezcan a un cierto conjunto de criterios «razonables». Kenneth Arrow fue premio Nobel de Economía en 1972, junto con el británico Sir John R. Hicks, por sus teorías sobre el equilibrio general económico y el bienestar.

Una sociedad necesita acordar un orden de preferencia entre diferentes opciones. Cada individuo en la sociedad tiene su propio orden de preferencia personal. El problema es encontrar un mecanismo general (una función de selección social) que transforme el conjunto de los órdenes de preferencia individuales en un orden de preferencia para toda la sociedad.

La Paradoja de Arrow (o Teorema de imposibilidad) establece que cuando se tienen tres o más alternativas para que un cierto número de personas voten por ellas,no es posible diseñar un sistema de votación que permita generalizar las preferencias de los individuos hacia una preferencia global de la comunidad,de modo que al mismo tiempo se cumplan ciertos criterios «racionales»:

  • Dominio no restringido: el mecanismo de votación debería poder procesar todos los conjuntos posibles de preferencias de los votantes.
  • Que no exista un «dictador», es decir, de una persona que tenga el poder para cambiar las preferencias del grupo.
  • Eficiencia de Pareto: El “Óptimo de Pareto” simplemente indica una situación en la cual no se puede mejorar la situación de alguien sin hacer que algún otro este peor.
  • Independencia de alternativas irrelevantes: los temas votados deben ser claros, netos y precisos.

Pero ya en 1785Condorcet publicó el “Ensayo sobre la aplicación del análisis a la probabilidad de las decisiones sometidas a la pluralidad de voces”. En esta obra, explora la paradoja de Condorcet, que describe como las decisiones adoptadas por una mayoría popular siguiendo un modelo de escrutinio pueden ser incoherentes con respecto a las que adoptaría un individuo racional. Y planteó un ejemplo sencillo:

Considemos por ejemplo una asamblea de 60 votantes que deben elegir entre tres propuestas ab y c. Las preferencias se manifiestan de este modo (entendiendo quea > b representa el hecho de que se prefiere a a b):

23 votantes prefieren: a > c > b

19 votantes prefieren: b > c > a

16 votantes prefieren: c > b > a

2 votantes prefieren: c > a > b

En un proceso de voto pluralista, a gana con 23 votos, sobre b con 19 votos y sobre c con 18, por lo que a > b > c.

Sin embargo, en las comparaciones por pares obtenemos:

35 prefieren b > a contra 25 para a > b

41 prefieren c > b contra 19 para b > c

37 prefieren c > a contra 23 para a > c

Lo que nos lleva a la preferencia mayoritaria c > b > a, exactamente contraria a la elección pluralista.

Hay que señalar que contrariamente a la creencia común, esta paradoja sólo cuestiona la coherencia de determinados sistemas de votación, no la de la propia democracia.

¡ Podemos comprobar que desde Condorcet a Arrow parece complicado encontrar un “óptimo” sistema de votación !

Mark de Zabaleta

http://lacomunidad.elpais.com/dezabaleta/2011/9/29/paradoja-arrow-imposibilidad-la-democracia-paradoja …///

AVANCE TECNOLÓGICO | MIENTRAS QUE NO PASA NADA DURANTE MILES DE AÑOS, EN OTROS PERÍODOS LA INNOVACIÓN SURGE A GRAN VELOCIDAD Aún no existen buenas explicaciones sobre las causas del crecimiento Mi comparación favorita acerca del ritmo de desarrollo económico es que en 1949 el PIB per cápita en Corea era el mismo que en Ghana 

Creo que el bienestar, los modelos de consumo, los patrones de producción, precios, etc., que son elementos que pesan mucho en el tema de la economía, dependen, quizás más que nunca, en un alto grado de la innovación y estamos en deuda con esa explicación, dijo Kenneth Arrow, Premio Nobel de Economía de 1972, al ser entrevistado por el economista Juan Dubra, profesor full time de la Universidad de Montevideo. El Dr. Arrow se ha distinguido por sus contribuciones en el campo de la teoría de la decisión, pero especialmente por su teorema de imposibilidad de la democracia y su análisis del equilibrio general en microeconomía, la introducción de los conceptos de riesgo moral y selección adversa, el establecimiento de las bases para la teoría de la información y la medida de aversión al riesgo de Arrow-Pratt.

Su teorema de imposibilidad, también conocido como la paradoja de Arrow, muestra que no es posible diseñar reglas para la toma de decisiones sociales o políticas que obedezcan a un conjunto de criterios «razonables». Este tema es parte de su tesis de doctorado «Elección social y valores individuales».

Junto a Gerard Debreu, quien recibiera el Premio Nobel en 1983, Arrow demostró por primera vez de manera formal la existencia de un «equilibro del mercado» si se cumplen ciertas hipótesis, con lo cual complementó el primer y segundo teorema del bienestar en la teoría del equilibrio general. Arrow también fue el iniciador de las investigaciones sobre la teoría del crecimiento endógeno, que buscaba explicar el origen del cambio técnico, que es un elemento clave para el crecimiento económico. Hasta que esta teoría cobró notoriedad, se asumía que el cambio técnico ocurría por razones exógenas. A continuación un resumen de la entrevista que se publicará en inglés en la revista de la Universidad de Montevideo.

Juan Dubra -En el comunicado de prensa del Comité del Premio Nobel al concedérsele el máximo galardón en economía, se mencionaron sus estudios sobre equilibrio general en microeconomía y el teorema de imposibilidad. Encuentro que ambos tienen enfoques diferentes en sus preguntas básicas y en su metodología, sin mencionar que el teorema de imposibilidad inició un nuevo campo de investigación. ¿Considera que es natural que se juntaran esas dos líneas de su trabajo?

Kenneth Arrow-No fue enteramente normal. Sucedió de esa manera debido a que nos estaban otorgando el premio en forma conjunta a John Hicks y a mí por nuestro trabajo sobre equilibrio general y la economía del bienestar. Hicks había hecho contribuciones importantes a ese estudio. Anunció un criterio general para las mejoras del bienestar: la idea de mejora potencial de Pareto. Por supuesto, mi trabajo sobre elección social también está relacionado con la economía del bienestar, pero de un modo diferente. Su enfoque de este tema estaba alineado con este trabajo sobre equilibrio general, aunque mi estudio también era sobre la economía del bienestar. Por eso nos dieron un premio compartido e hicieron comparables ambas contribuciones.

JD -Pero visto en perspectiva, Hicks ya no se estudia. En cambio, tanto su trabajo sobre equilibrio general como sobre el teorema de la imposibilidad están en todas partes. Incluso, son dos áreas completamente diferentes hoy día.

KA -Consideraron a mi trabajo y al de Hicks como contribuciones para el mismo propósito. Pero Ud. tiene razón; creo que fue una concesión de parte del Comité del Premio Nobel.

JD -Excluyendo su obra que lo condujo al Premio Nobel y su trabajo publicado en 1963 acerca del mercado de los servicios de salud que inició la literatura de información asimétrica, ¿qué investigación suya tuvo mayor impacto?

KA -Es una buena pregunta. El trabajo sobre crecimiento y aprendizaje por acción (learning by doing) fue uno de los primeros -en realidad el primero- de los trabajos acerca de la teoría del crecimiento endógeno. En ese sentido, inició los estudios de esta área y puso sobre el tapete un tema que es muy relevante. Los analistas están de acuerdo en que el aprendizaje por acción es uno de los factores del crecimiento, aunque puede haber otros de carácter endógeno.

Quizás mis investigaciones sobre el riesgo, los seguros, y cómo los individuos comparten riesgos tuvieron incluso mayor impacto que el del aprendizaje por acción. Aun cuando es difícil afirmarlo, la parte que ha tenido mayor destaque dentro de estos trabajos, es el trabajo teórico en que argumento que un activo, como por ejemplo una acción de una empresa, es como una secuencia de apuestas y la forma como incorporé a los activos en la teoría del equilibrio general. Pese a que considero que los activos en la realidad no cubren todo el mercado, eso incentivó una teoría de mercados incompletos. De un modo u otro, cuando se desarrollan trabajos específicos en finanzas, e incluso en la práctica, se utiliza este tipo de activos contingentes, que la gente ahora llama «Arrow securities», para presentar modelos e ideas. Por eso ha tenido efecto en la investigación práctica y teórica, estimulando la teoría de los mercados incompletos y ha suministrado el lenguaje para la investigación en esta área, aunque quienes usan ese lenguaje puedan llegar a conclusiones diferentes. Este trabajo ha tenido un gran impacto en otras áreas de finanzas como los seguros.

Dentro de la investigación sobre riesgo, hay también otra sección referida al trabajo sobre medidas de aversión al riesgo: aversión absoluta y relativa al riesgo, que también fue desarrollado independientemente por John Pratt. Las medidas Pratt-Arrow son mencionadas una y otra vez. Por lo tanto, creo que el estudio sobre el peso del riesgo ha tenido el mayor impacto, seguido de cerca por el trabajo sobre el aprendizaje en la acción.

Fracasos de la teoría

JD -¿Sobre qué temas relevantes la teoría económica ha fracasado en encarar o explicar debidamente?

KA -Esa es una gran pregunta. Primero, quiero hablar acerca del rol de las fluctuaciones: ¿por qué hay tantas fluctuaciones en los mercados y en los mercados de valores? Porque, después de todo, si para ponerle el precio a una acción se descuenta un flujo muy largo de pagos futuros, el de los dividendos, ese valor descontado debería ser medianamente estable. Es decir, los acontecimientos del día a día no deberían afectar tanto el valor presente de un flujo muy largo de dividendos y, sin embargo, los precios fluctúan mucho en el día a día. También, por ejemplo, si se considera un título, o una casa o cualquier cosa, su valor es la suma esperada, descontada o traída a valor presente, de la utilidad o utilidades futuras que se generen. Entonces, la volatilidad de los precios de esos activos debería ser más pequeña que la volatilidad de las utilidades, porque es una especie de promedio. Pero, en realidad, los precios son más volátiles que los flujos de utilidades. Y más importante aún es el hecho de que no entendemos por qué el sector real de la economía fluctúa tanto. Así es que no estoy realmente satisfecho con las respuestas a la pregunta «¿qué mueve los ciclos económicos?» que dan las teorías existentes. Tampoco hay una teoría totalmente aceptada. A pesar del éxito de «Ciclos de negocios reales» (Real Business Cycles-RBC), nadie cree mucho en ella. Hay una oposición muy grande al respecto. Si Ud. piensa que el dinero es importante, no puede realmente estar de acuerdo con la Teoría RBC.

JD -¿En qué otros temas tampoco tenemos buenas explicaciones?

KA -El más obvio son las causas del crecimiento, que es un tópico acerca del cual todo el mundo está discutiendo. ¿Por qué países que parecen no ser tan diferentes uno del otro crecen a ritmos tan distintos? Mi comparación favorita es que en 1949 el PIB per cápita en Corea era el mismo que en Ghana. ¿Y cuáles son las diferencias entre Norteamérica y Sudamérica? Este es un tema en que los historiadores están trabajando; pero los teóricos de economía general tienen muy poco que decir. Incluso los teóricos del crecimiento no pueden agregar mucho que sea de utilidad al respecto. ¿Por qué esas grandes diferencias? Ahora, de repente, todos están empezando a invocar razones no económicas para explicar el crecimiento. Antes se solía decir que era la cultura y ahora que son las instituciones. No así los economistas de las corrientes mayoritarias, aunque los debates sobre las instituciones están surgiendo de estas corrientes; pero, por supuesto, ellos usan medidas muy toscas respecto a culturas e instituciones.

JD -En esos trabajos se están usando las muertes de soldados y curas para medir las instituciones. ¿Es eso lo que Ud. cuestiona?

KA -Sí, esa es una de las cosas a las que me refiero y que aparece en «Los orígenes coloniales del desarrollo comparativo: una investigación empírica» publicada en la American Economic Review de diciembre de 2001 por Daron Acemoglu, Simon Johnson y James Robinson. Pero, de modo más general, hay institutos y organizaciones que elaboran índices para medir la calidad de las instituciones.

Hay mucha gente que tiene diferentes medidas de comportamiento institucional para hacer comparaciones entre los países. También, antes de eso, tuvimos toda la literatura y «evidencia» si nos retrotraemos a Max Weber y su análisis de «cultura», que no es lo mismo que «las instituciones», pero están estrechamente relacionados. En el debate actual acerca de la influencia de las instituciones sobre el crecimiento se utiliza la misma clase de argumentos que Weber manejaba en su época. El inconveniente con esa discusión es que el problema subyacente es perfectamente real: ¿por qué Japón reaccionó del modo que lo hizo cuando tuvo la oportunidad de convertirse en un país desarrollado? La respuesta no es obvia porque China no lo hizo. Quiero decir que China lo logró posteriormente, pero con un timing diferente; le llevó mucho más tiempo. No tenemos un buen enfoque para responder a la pregunta acerca de por qué países parecidos -países que no parecen ser muy diferentes- tienen comportamientos muy disímiles. Entonces, por supuesto, hay un problema para explicar la innovación. Pero, quizás sea exorbitante pretender que un economista pueda dar una explicacion al respecto.

Innovación

JD -¿Significa que no se puede explicar por qué un hecho, como una innovación tecnológica, sucede en ciertos lugares y en otros no?

KA -Primero necesitamos entender por qué eso ocurre. ¿Qué determina el ritmo al cual se generan innovaciones? Además, aparte de las diferencias entre los países, no podemos explicar las diferencias en el tiempo. ¿A qué se debe que en ciertos períodos hay mucho más progreso tecnológico que en otros? ¿Por qué es que desde, digamos, 1700 o 1750 parecería que se ha producido una aceleración fantástica en cuanto al progreso tecnológico? Mientras que no pasa nada durante miles de años de historia, en otros períodos la innovación surge a gran velocidad. Recuerdo que en la historia del período clásico había muy poca diferencia entre la tecnología de Grecia en el siglo V AC y la de Roma en el siglo III DC; no había casi nada que usaran los romanos que los griegos no hubieran usado 800 años antes. Se pueden ver muy pocos cambios; se pueden encontrar detalles como, por ejemplo, que los romanos eran mejores con el cemento; pero, en general, las naves que surcaban el Mediterráneo eran prácticamente del mismo tipo. Lo mismo se puede decir de la manera como cultivaban o como molían el trigo. Todo lo que se le ocurra era la misma clase de cosas. Incluso la Europa medieval, que se la considera un período retrógrado, era tecnológicamente más avanzada que la época de los romanos. En el medioevo se inventó el reloj, los anteojos, el yugo para los bueyes, los molinos de viento. Es increíble: empleaban el trabajo humano o la fuerza de los bueyes para moler trigo y pasaron a usar el viento y el agua para hacerlo; eso representa una gran diferencia. La Edad Media fue realmente bastante avanzada comparada con épocas anteriores. Pero desde 1750 ha habido una aceleración extraordinaria; y si algo es cierto, es que se sigue acelerando. ¿Por qué? ¿Qué sucedió?

Difusión

JD -Además del avance del progreso tecnológico, ¿qué otros asuntos esperan ser explicados?

KA -Por supuesto, las diferencias mencionadas entre los países son importantes, pero la otra cuestión más importante es la difusión. ¿Cuáles son las causas para que una innovación se difunda? Se piensa que una vez creada la tecnología, se debería extender fácilmente. Bueno, parece que eso a veces sucede y otras veces no; algunos lugares son más receptivos que otros. Creo que todas esas cosas, que pesan mucho en el tema de la economía -como, por ejemplo, el bienestar, los modelos de consumo, los patrones de producción, precios, es decir los elementos que componen la economía- dependen, quizás más que nunca, en un alto grado de la innovación y estamos en deuda con esa explicación. Una tendencia exponencial, como generalmente se asume en economía para la tasa de crecimiento de las innovaciones tecnológicas, no es una explicación. Por lo tanto, creo que le he dado una lista de temas de importancia.

JD -Supongo que Ud. ha leído «Armas, Gérmenes y Acero» de Jared Diamond, como una explicación de la difusión. No sé si actualmente la gente considera que hay difusión de innovaciones o si no la hay, pero ese libro trata de explicar la difusión en nuestra prehistoria a través de una explicación geográfica. ¿Considera que es un recurso razonable?

KA -Bueno, creo que hasta cierto grado es razonable, pero depende de cuán lejos se esté dispuesto a llevar la explicación. A grosso modo, me parece que es razonable. Lo que se está diciendo es que las cosas se esparcen latitudinalmente más que longitudinalmente. Por la latitud, porque los factores son similares, se podría llevar trigo del Medio Oriente a Europa y allí va a crecer. Pero no se puede llevarlo al sur porque el trigo no crecería. Por lo tanto, ese argumento acerca de por qué ocurre la difusión es una aproximación muy primaria. Mucho de lo que el autor dice parece muy razonable, pero no estoy tan seguro en otras cosas.

JD -No sé si el autor tiene una explicación de por qué Europa se desarrolló mucho más rápido que China, por ejemplo, pese a que, en principio, ambos tienen latitudes similares.

KA-De algún modo, la similitud en latitudes es una explicación bastante superficial porque las culturas tanto de China como de Europa eran relativamente avanzadas; pero no explica en absoluto las diferencias entre China y Europa y tampoco aclara por qué las regiones intermedias en las mismas latitudes, como Asia Central, nunca fueron muy avanzadas. A grandes rasgos, sí explica por qué todas esas regiones, aunque algunas eran ricas y otras eran pobres, estaban todas mucho mejor que el África Subsahariana o Nueva Guinea.

Fluctuaciones

JD -En 1998 le pregunté acerca de los temas que los economistas han fracasado en explicar. Me dijo que probablemente era el tamaño de las fluctuaciones de la economía y los precios de las acciones. Sin embargo, averigüé recientemente que Ud. había señalado en una entrevista con el Minneapolis Fed en 1995 que luego de la caída del mercado accionario en 1987 era «perfectamente obvio que los precios iban a volver a sus niveles previos porque no había una razón por la cual no deberían hacerlo. Pero la cuestión es que la gente no se comportó de esa manera. El hecho es que tenemos períodos de volatilidad alternada y de falta de volatilidad. Por eso me parece que, al menos, en cuanto a lo que se refiere a los mercados, hay una evidencia creciente contra las expectativas racionales, aun a nivel macro». ¿Cree que el paradigma de las expectativas racionales debería tomarse menos seriamente y que debería prestarse más atención a los modelos de racionalidad acotada o a los modelos de desequilibrio? ¿Cuál de ellos tiene las mayores potencialidades para atender los defectos del paradigma de las expectativas racionales?

KA-Esto se relaciona con mi respuesta anterior respecto a las fluctuaciones. Tómense las fluctuaciones en una frecuencia más alta, digamos las fluctuaciones día a día de la Bolsa de Valores: una variación del 1% o 2% diaria es muy común. No hay nada extraordinario en ello. Lo que eso significa, desde un punto de vista teórico, es que el valor estimado, en un día cualquiera, de la riqueza futura de un país ha caído un 2%. ¡Es ridículo!

El otro problema es por qué se producen variaciones en la Bolsa. Cuando está en baja, me digo a mí mismo, «mira, yo sé, que estadísticamente el mercado sube y baja; yo voy a seguir porque va a subir. Sé que es una caminata al azar. Eso se ve reflejado en la caída. Entonces, va a subir en el futuro». Por lo tanto, por qué debería vender ahora. Pero si no vendo, y nadie vende, entonces el precio no debería haber comenzado su movimiento descendente.

No soy exactamente un activista político

t JD -Ud. ha estado involucrado en varios temas «políticos», entre ellos, su apoyo al control de las armas, su propuesta para que las empresas privadas distribuyan en África los nuevos medicamentos para combatir la malaria, su oposición al plan de Bush de apertura de algunas áreas de propiedad estatal para la explotación maderera. ¿En cuál está más comprometido?

KA -No soy un gran luchador político. He firmado manifiestos para el control de las armas, pero no soy exactamente un activista. Tampoco soy un experto en malaria. Sí he combatido el plan de Bush para abrir algunas áreas de propiedad estatal. Me opongo a esa política porque me parece que lo que va a hacer el gobierno de Estados Unidos es proveer servicios públicos, tales como la construcción de caminos para las empresas madereras y el arrendamiento de campos de pastoreo, con costos muy por debajo de los del mercado. Considero que esas políticas son bastante malas. En particular, la conservación de las áreas naturales es importante porque esos bienes constituyen un stock de recursos que son valiosos en el mercado. Todo sería mucho mejor si el gobierno se hiciera a un lado. El problema es la intervención estatal. Por supuesto, si el gobierno abriera esas áreas, y construyera caminos, le estaría dando grandes subsidios a esas compañías.

JD -Si tuviera que optar hoy por una carrera de grado, para luego estudiar economía, ¿qué especialidad elegiría para licenciarse: matemáticas, economía, etc.?

KA -Creo que elegiría matemáticas.

JD -En 1998, a los 77 años de edad, Ud. iba a trabajar en bicicleta. ¿Lo sigue haciendo?

KA -Todavía voy pedaleando al trabajo.

JD -Al igual que muchos economistas, Ud. plantea dudas de la visión del «ciclo de los negocios reales» con respecto a que las fluctuaciones en la economía son fenómenos de equilibrio. Hay un trabajo reciente titulado «Políticas del New Deal y la persistencia de la Gran Depresión: un análisis del equilibrio general», de Harold Cole and Lee Ohanian (*), en el cual se sugiere que las grandes fluctuaciones, como la Gran Depresión, pueden ser el resultado de políticas pobres en un marco de equilibrio general. ¿Qué opina al respecto?

KA -Lo he leído. Ese trabajo ni siquiera trata de explicar la Depresión. Su argumento central no se refiere a las causas de la Depresión. Los autores sólo argumentan que la recuperación se demoró por una mala política del gobierno. No explican por qué la Depresión tuvo lugar; sólo tratan de explicar por qué la recuperación fue tan lenta. ¿Sabe cuál es la explicación que dan para la Depresión? Afirman que el factor total de productividad, que es algo que se supone exógeno, en 1932 era un 24% más bajo que en 1929. Eso es lo que explica la Depresión, del modo que ellos lo ven. En su modelo, esa caída en la productividad es exógena. ¡Desde mi punto de vista, esa no es una explicación! Creo que el factor total de productividad era bajo porque había una depresión, no porque la gente se olvidó de cómo producir bienes, que sería la explicación de la caída exógena en el factor de productividad. Considero que una caída del 24% en la productividad durante un período de tres años no es creíble como un factor exógeno. Por eso, no hay una explicación de depresión, lo cual a mi criterio es lo importante del análisis. Entonces, ellos plantean que las malas políticas gubernamentales interfirieron con la recuperación. Creo que es una de esas cosas que son demasiado gruesas. En primer lugar, pienso que la mayoría de esas políticas resultaron muy ineficaces. La peor medida de política fue el Acta de Recuperación Nacional que alentó a los cárteles y los monopolios, pero no jugó un rol en la recuperación. En primer lugar nunca se cumplió mucho; en segundo lugar, fue derogada por la Corte Suprema un año después de su aprobación. No creo que eso haya sido un asunto importante. Pero, entonces, hay otro argumento y es que el gobierno alentó a los sindicatos o que, por lo menos, los dejó actuar. Por lo tanto, me cuesta creer que la cartelización, que era impulsada por el Acta de Recuperación Nacional, haya jugado un rol importante. Creo que la gran queja de ellos es que la sindicalización fue la que impidió que el producto volviera a crecer rápidamente. Pero, quién sabe. En todo caso, no explica la Depresión, que es el punto principal.

(*) Nota: Publicado en Journal of Political Economy, 2004, volumen 112, serie 4, pp. 779-816

ficha técnica

Kenneth Arrow nació en 1921 en Nueva York. Luego de obtener su maestría en economía en la Universidad de Columbia, se doctoró en la misma especialidad en esa casa de estudios en 1951. Ganó el Premio Nobel de Economía en 1972 junto con John Richard Hicks. Recibió la Medalla Nacional de Ciencia en 2004, la más alta distinción en el área científica de Estados Unidos, por sus contribuciones en investigar los problemas de tomar decisiones utilizando información imperfecta y los problemas en asumir riesgo. Políticas del New Deal resultaron ineficaces.

http://historico.elpais.com.uy/Suple/EconomiaYMercado/06/08/07/ecoymer_230640.asp

…///

…///

 

 

 

2 comentarios en “Kenneth Arrow, premio Nobel de Economía 1972, dice que la Capacidad de un Gobierno de controlar la Economía es limitada. Paradoja de Arrow. Paradoja de Condorcet.

  1. Jorge Rafael Pauletti

    El estudio de la Economía-en sus aspectos Macro y Micro, es extraordinario, «et tous les jours «encontramos una joyita,como esta que nos enriquece .-Muchas Gracias por brindarnos este regocijo intelectual .-JRM Pauletti .-

    Me gusta

    Responder

Bienvenidos! Me encanta que participen; los Comentarios no son directos ya que debo filtrar los que son agresivos o dan datos de terceros o realizan denuncias. Deben ser Comentarios del artículo (por favor, así queda integrado, que otros puedan leer todo del mismo tema), si es por otro asunto, pueden realizar una consulta por Formulario que está en el Menú (arriba). Un gusto. Cr. Darío Abilleira

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.