Para el año 2019, Uruguay tendrá más adultos mayores de 60 años que niños entre 0 y 14 años. Entre el año 2009 al 2013 se triplicaron las Pasividades. Ahora se habla de subir la edad para Jubilarse (como antes del 2009).


En el año 2009 se hizo una reforma para flexibilizar el acceso a la Jubilación, porque se decía que era un disparate así como estaba (con 65 años de edad para los hombres), la bajaron a 60 años (y así se jubila, no?, con chirolas) cuando en el mundo (países ricos y pobres) hablaban de subir la edad a 67 años. Se nos dijo a todo el que quisiera escuchar; que la situación cada vez estaba mejor, y que hasta el año 2030 no habrían problemas; que cada vez había menos transferencia del Gobierno Central. Ahora según este artículo periodístico, volvemos para atrás. Claro, con una diferencia: primero sirvió para ensuciar y ahora servirá para levantar una bandera. Triste!. ¿Quién paga el aumento por tres de pasividades en 4 años?

Programa del FA abre la puerta

para subir la edad de jubilación

Ante el envejecimiento de la población plantea una “alteración gradual de las edades de retiro”

Al día de hoy una persona debe tener al menos 60 años para jubilarse, pero ese requisito puede elevarse en los próximos años –de forma muy gradual– en caso de que el Frente Amplio (FA) triunfe en las próximas elecciones nacionales. Alertado por el envejecimiento sostenido de la población, la coalición de izquierda abre la puerta a incrementar la edad mínima requerida para acceder a la causal jubilatoria

Las bases programáticas de gobierno elaborado por el FA para el período 2015-2020, un documento que hoy estará a consideración del Plenario Nacional de la fuerza política, incluyen un párrafo al respecto.

La alteración gradual de las edades de retiro es mencionada en el programa del FA como una de las medidas para hacer más eficiente el sistema. En el tramo del documento que trata sobre “avances y desafíos” de la seguridad social fue advertido que “siguen existiendo problemas estructurales y paramétricos a encarar”. 

El debate tiene como trasfondo la viabilidad económica del sistema de protección social. Al aumentar la esperanza de vida, crece la cantidad de jubilados. Sin embargo, la natalidad viene en caída y eso llevará a que cada vez haya menos aportantes.

Una proyección del Fondo de Población de Naciones Unidas (Unfpa), en Uruguay, ya advirtió que en 2019 la proporción de adultos uruguayos mayores de 60 años superará a la cantidad de niños que tengan entre cero y 14 años.

Mientras la cantidad de pasividades fue triplicada entre 2009 y 2012, en el año 2011 fue cuando nacieron menos uruguayos en toda la historia: 46.706.

Las medidas
En relación al envejecimiento de la población, el programa señala que “el tercer gobierno del Frente Amplio deberá encarar el estudio de una transformación apropiada del sistema de seguridad social que garantice su sostenibilidad a largo plazo”. También advierte que el país transita por un “proceso de envejecimiento”.

“Debe preverse con tiempo sus consecuencias en el mediano y largo plazo, a efectos de analizar e impulsar medidas, comenzando por una alteración muy gradual de las edades de retiro, previendo y evitando situaciones que puedan generar políticas de shock, sin descartar, por supuesto, otras medidas necesarias con la misma finalidad”, dice el texto al cual accedió El Observador.

El presidente José Mujica ya había anticipado en diciembre de 2011 sobre el reto para el próximo gobierno y el jaque financiero del sistema. “Vendrán gobiernos que tendrán que elevar la edad de jubilación y a nadie le va a gustar y todos van a patear, y no va a ser este gobierno, pero los futuros sí, no se escapan, no sé cuál será, porque va a caer tanto la capacidad de aportes, que cada vez será mayor la demanda”, dijo Mujica.

Además de aumentar la edad mínima, la izquierda plantea profundizar políticas ya iniciadas como la compatibilidad entre trabajo y jubilación y las jubilaciones parciales.

Consultado ayer por El Observador, el presidente del Banco de Previsión Social (BPS), Ernesto Murro, calificó como correcto el planteo programático.

Indicadores
Uruguay es de los países de Iberoamérica con mayor proporción de personas mayores de 60 años en relación a su población total, ubicado solo detrás de España y Portugal. Los hombres representan el 18,4% y las mujeres el 13,9% del total de habitantes, según publicó en abril del año pasado el diario El País en base a un informe de la Sociedad Iberoamericana de Seguridad Social. 

En tanto, el nivel de cobertura ronda el 87%. El presidente del BPS señaló como positivo el nivel de cobertura y el aumento de la esperanza de vida, que ronda los 78 años. Sin embargo, reconoció que esos indicadores son un desafío para la sustentabilidad del sistema.

Murro también informó que la edad de jubilación promedio en Uruguay son 63 años. Es que en la práctica las personas prefieren continuar trabajando en lugar de jubilarse, para recibir un ingreso mayor. 

El presidente del BPS destacó que la edad legal de retiro (60 años) es inferior a la edad real. Además de 60 años cumplidos, al día de hoy, es necesario haber aportado al sistema durante 30 años.

La escasez de mano de obra es otro factor que mantiene en alerta al oficialismo en relación al mercado laboral. En Uruguay el desempleo está en mínimos históricos (ronda el 7%) y la población activa son 1,7 millones, lo que representa poco más de la mitad del total de habitantes.

El tema estará en tratamiento hoy durante el Plenario Nacional de la fuerza política, que analizará el programa de gobierno entregado el miércoles a la presidencia de la coalición de izquierda. 

El órgano deberá aprobar el documento de 158 páginas para que luego lo analice el Congreso Programático a fines de noviembre. Ese encuentro también decidirá sobre las candidaturas de Tabaré Vázquez y Constanza Moreira.

El último cambio en el sistema jubilatorio fue realizado en 2009, durante el primer gobierno de Vázquez. Hasta esa fecha eran necesarios 35 años de aportes para acceder a la causal jubilatoria.

En el área de protección social, el programa también retoma una propuesta presentada en 2009, pero que fue incumplida durante el actual gobierno. El documento plantea la implementación del Sistema Nacional Integrado de Cuidados como un instrumento para atender a niños y a las personas mayores dependientes. 

Astori pidió tolerancia en debate programático

Aunque el programa del Frente Amplio (FA) mantiene la línea de política económica impulsada por el vicepresidente Danilo Astori, el MPP y los comunistas darán la lucha durante el Plenario Nacional de hoy y el Congreso Programático de noviembre para incluir en el documento algunas de sus propuestas impositivas y presupuestales que, en la primera versión del texto, quedaron por fuera.
Previendo las diferencias entre sectores, Astori pidió ayer que los debates sean realizados con respeto, según afirmó durante una columna que escribió en el portal Uypress, que dirige su asesor, Esteban Valenti.
“Hace mucho que todos los frenteamplistas aprendimos a manejar nuestras discrepancias y a convivir con ellas. Lo complejo y lo valioso de la unidad es aceptar con respeto y con tolerancia posturas distintas a las nuestras. Siempre se trata de dar la batalla, pensando en el país y su gente por encima de cualquier circunstancia”, señaló Astori. Agregó que en la izquierda “nadie es dueño de la verdad”.
Aunque el astorismo rechaza poner un número, el MPP y los comunistas impulsarán la fijación del presupuesto para la enseñanza en 6% del Producto Interno Bruto. Además, proponen nuevos tributos al agro y aumentar el mínimo no imponible del Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas de 25 a 30%.

http://www.elobservador.com.uy/noticia/260658/programa-del-fa-abre-la-puerta-para-subir-la-edad-de-jubilacion/

El Observador – Gonzalo Charquero – 20/09/2013

…///

¿Qué nos decían hace apenas unos años?

Montevideo, 6 de diciembre de 2006.- 

FLEXIBILIZACIÓN DEL  ACCESO A LAS PASIVIDADES

Anteproyecto de Ley.- GCIA.GRAL./5027

_________________________

VISTO: los necesidad de abordar la temática de la flexibilización del acceso a las prestaciones de pasividad que administra el Banco de Previsión Social;

RESULTANDO: I) que el sistema previsional destinado a cubrir las contingencias de  invalidez, vejez y sobrevivencia (IVS) adoptado por el Uruguay a partir del año 1996, creado por la Ley N° 16.713, de 03.09.1995, incorporó un régimen de ahorro individual o capitalización plena individual, por el cual un trabajador participa al mismo tiempo en ambos regímenes, donde parte de sus ingresos conforman el fondo administrado por este instituto previsional, dentro de lo que se da en llamar el régimen de solidaridad intergeneracional y la otra parte de los ingresos percibidos es destinada, en régimen de fideicomiso, al sector privado, a través de entidades encargadas de la administración de los fondos individuales de ahorro previsional (AFAP);

II) que con la reforma previsonal, también se introdujeron modificaciones relevantes en cuanto  a  las  condiciones  de  derecho  para  acceder  a  las prestaciones que cubren las contingencias de IVS, destacándose en el caso de la jubilación por causal común (edad y servicios) la unificación de la edad mínima, cualquiera sea el sexo, en los 60 años de edad y se incrementó el mínimo de servicios de 30 a 35 años de actividad (art.18 Ley N° 16.713), además de producirse modificaciones en las demás causales, como en la de edad avanzada que pasó a requerirse, en la actualidad, 70 años de edad y un mínimo de 15 años de servicios reconocidos y registrados en la Historia Laboral;

CONSIDERANDO: I) que un aspecto crítico del nuevo sistema queda de manifiesto en la incidencia que tiene en materia de cobertura de la vejez, lo que se denomina la densidad de cotizaciones de los trabajadores, esto es, la proporción de trabajo registrado en este instituto previsional durante el período de vida laboral del trabajador, de lo que se pueden extraer conclusiones acerca de la cantidad de años necesarios para que el mismo pueda jubilarse;

II) que entre otros, en un reciente trabajo presentado en CEPAL, con el régimen vigente, sólo el 16 % de los trabajadores privados lograría cumplir con los 35 años de servicio a los 60 años de edad y sólo el 32 % lo lograría a los 65 años de edad;

III) que es partiendo de ese extremo que se plantea una flexibilización en el acceso a las prestaciones, tema sobre el cual también ha demostrado una particular preocupación el actual Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, incorporando nuevas causales, razonables, necesarias y equilibradas, a las ya reguladas en el marco normativo actual;

 IV) que a través de estas iniciativas se procura plasmar los ideales de la seguridad social cuyo objetivo está dirigido, como derecho humano fundamental, al bienestar de los trabajadores/as, de sus familias y de la sociedad con un sistema sostenible, porque una mayor inversión en la seguridad social, constituye un instrumento esencial para alcanzar una cohesión social y contribuir a garantizar la paz y la integración social, como lo ha señalado en el año 2001 la Conferencia Tripartita de O.I.T. “Un nuevo consenso”;

V) que dentro de los principios que deben regir el sistema financiero de la seguridad social, el de Solidaridad, que es un elemento cardinal e indispensable para que la seguridad social sea lo que debe ser;

VI) que ante la baja densidad de cotización, pese a las mejoras logradas en la actual Administración y desde la perspectiva de los conceptos indicados, se ha detectado como uno de los problemas más serios y trascendentes que han surgido con el advenimiento de la reforma previsional, el extremo enmarcado por la cantidad de servicios registrados requeridos para la obtención de una jubilación común, lo que conlleva, a situaciones insalvables por parte de los afiliados que ante una densidad de cotización que no alcance al 100% durante toda su vida laboral, hace prácticamente imposible que dicho trabajador obtenga una jubilación común dentro del régimen vigente a una edad razonable;

VII) que es por ello que se busca flexibilizar las condiciones de acceso a la configuración de la causal de jubilación común planteada en la Ley N° 16.713, permitiendo que las personas se retiren mediante una nueva causal anticipada, con condiciones más acordes con el mercado laboral que las actuales, en especial reduciendo la exigencia a 30 años de servicios, en determinadas condiciones;

VIII) que otra de las nuevas figuras jurídicas que se propone crear, es similar en algunas de sus condiciones de derecho al subsidio por desempleo,  subsanándose la crítica que se ha radicado contra aquel en cuanto a la escasa duración del mismo, 6 meses por el art. 91 Decreto-Ley N° 15.180 de 20.08.1981, cuando la realidad demuestra que el tiempo promedio en que el trabajador permanece sin encontrar un nuevo puesto de trabajo, es sensiblemente mayor;

IX) que se propone ajustar las condiciones de acceso al subsidio transitorio por incapacidad parcial;

X) que en cuanto a las prestaciones asistenciales no contributivas se propone disminuir a 65 años la edad para acceder las pensiones por vejez o invalidez;

XI) que en el marco de sus competencias constitucionales y legales y del diálogo social permanente y efectivo que trata de desarrollar desde la propia esencia de su integración, el Directorio aprueba elevar al Poder Ejecutivo, a través del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, quien ha confirmado el compromiso de estudiar esta temática, una serie de propuestas iniciales, las que se consideran serias, razonables y necesarias según históricas y recientes investigaciones que confirman los problemas de acceso a estos derechos, de continuar vigentes parámetros fundamentales del sistema creado por la Ley N° 16.713 hace 10 años, propuestas que permitan seguir avanzando de acuerdo a los objetivos y directrices estratégicas que también se proponen en el Plan Estratégico 2006-2010 del B.P.S.;

XII) que la propuesta que se formula, constituye un primer aporte de este Instituto, abierta a la discusión, análisis y consideración de todos los actores involucrados, como lo deben ser temas de esta trascendencia y de un derecho humano fundamental como es la seguridad social;

XIII) que asimismo y sin perjuicio de las propuestas concretas que se promueven, el Directorio del Banco de Previsión Social aspira a que también se analicen modificaciones en las tasas de reemplazo vigentes, particularmente en lo que hace a la incentivación o disminución de las bonificaciones con relación a los años de servicio y por edad de los afiliados, reexaminar las condiciones de acceso a las prestaciones no contributivas por vejez e invalidez y analizar la flexibilización de condiciones de acceso a las prestaciones de trabajadores no dependientes, en particular de bajos recursos;

ATENTO: a lo expuesto precedentemente y a lo establecido en el artículo 195 de la Constitución de la República y el artículo 4º de la Ley Nº 15.800 de 17 de enero de 1986;

EL  DIRECTORIO  DEL  BANCO  DE  PREVISIÓN  SOCIAL

R  E  S  U  E  L  V  E  :

1°)          APROBAR EL TEXTO DE ANTEPROYECTO DE LEY RELATIVO A FLEXIBILIZACIÓN DEL ACCESO A PRESTACIONES DE PASIVIDAD, CON SU CORRESPONDIENTE EXPOSICIÓN DE MOTIVOS, QUE SE CONSIDERAN PARTE INTEGRANTES DE LA PRESENTE RESOLUCIÓN, Y ELEVARLOS AL PODER EJECUTIVO A TRAVÉS DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y SEGURIDAD SOCIAL, A FIN DE QUE PROCEDA A EJERCER SU FACULTAD DE INICIATIVA LEGISLATIVA.

2°)          COMUNÍQUESE A LOS SERVICIOS Y PUBLÍQUESE EN LA INTRANET Y EN LA PÁGINA OFICIAL DE INTERNET.

DR. EDUARDO GIORGI

Secretario General                                         

ERNESTO MURRO

Presidente

…………….

Ley Nº 18.395

 BENEFICIOS JUBILATORIOS

FLEXIBILIZACIÓN DE LAS CONDICIONES DE ACCESO

El Senado y la Cámara de Representantes de la República Oriental del Uruguay, reunidos en Asamblea General,

DECRETAN:


 CAPÍTULO I

FLEXIBILIZACIÓN DE LAS CONDICIONES DE ACCESO
A LA JUBILACIÓN COMÚN

Artículo 1º. (Acceso a la jubilación común).- Sustitúyese el artículo 18 de la Ley Nº 16.713, de 3 de setiembre de 1995, por el siguiente:

«ARTÍCULO 18. (Jubilación común).- Para configurar causal de jubilación común, se exigirán los siguientes requisitos:

1) Al cumplir sesenta años de edad.
2)

Un mínimo de treinta años de servicios, con cotización efectiva para los períodos cumplidos en carácter de trabajador no dependiente o con registración en la historia laboral para los períodos cumplidos en carácter de trabajador dependiente.

Esta causal se configurará aun cuando los mínimos de edad requeridos se alcancen con posterioridad a la fecha de cese en la actividad».

Artículo 2º. (Asignación de jubilación común).- Sustitúyese el literal A) del artículo 29 de la Ley Nº 16.713, de 3 de setiembre de 1995, por el siguiente:

«A)

Para la jubilación común, el resultado de aplicar sobre el sueldo básico jubilatorio respectivo, los porcentajes que se establecen a continuación:

1)

El 45% (cuarenta y cinco por ciento) cuando se computen como mínimo treinta años de servicios reconocidos de acuerdo al artículo 77 de la presente ley.

2) Se adicionará:
A) Un 1% (uno por ciento) del sueldo básico jubilatorio por cada año de servicios que exceda de treinta hasta los treinta y cinco años de servicios.
B)

Un 0,5% (medio por ciento) del referido sueldo básico, por cada año de servicios que exceda de treinta y cinco al momento de configurarse la causal, con un tope del 2,5% (dos y medio por ciento).

C)

A partir de los sesenta años de edad, por cada año de edad que se difiera el retiro después de haberse completado treinta y cinco años de servicios, un 3% (tres por ciento) del sueldo básico jubilatorio por año con un máximo de 30% (treinta por ciento); de no contarse a dicha edad con treinta y cinco años de servicios, se adicionará un 2% (dos por ciento) del sueldo básico jubilatorio por cada año de edad que supere los sesenta, hasta llegar a los setenta años de edad o hasta completar treinta y cinco años de servicios, si esto ocurriere antes.

3)

Tratándose de actividades bonificadas, de acuerdo a lo previsto en el artículo 36 de la presente ley, los porcentajes previstos en el numeral 2) del literal A) del presente artículo, se aplicarán sobre la edad y el tiempo de servicios bonificados».

Artículo 3º. (Acceso a la jubilación común en el régimen de transición).- Sustitúyese el inciso primero del artículo 67 de la Ley Nº 16.713, de 3 de setiembre de 1995, por el siguiente:

«ARTÍCULO 67. (Causal de jubilación común). Para configurar causal de jubilación común se requiere un mínimo de treinta años de servicios reconocidos en las condiciones establecidas en el artículo 77 de la presente ley y el cumplimiento de una edad mínima, de acuerdo al siguiente detalle:».

CAPÍTULO II

DE LA JUBILACIÓN POR INCAPACIDAD TOTAL Y EL SUBSIDIO
TRANSITORIO POR INCAPACIDAD PARCIAL

Artículo 4º. (Jubilación por incapacidad total).- Sustitúyese el artículo 19 de la Ley Nº 16.713, de 3 de setiembre de 1995, por el siguiente:

«ARTÍCULO 19. (Jubilación por incapacidad total).- La causal de jubilación por incapacidad total se configura por la ocurrencia de cualesquiera de los siguientes presupuestos:
A)

La incapacidad absoluta y permanente para todo trabajo, sobrevenida en actividad o en período de inactividad compensada, cualquiera sea la causa que la haya originado y siempre que se acredite no menos de dos años de servicios reconocidos de acuerdo al artículo 77 de la presente ley.

Para los trabajadores que tengan hasta veinticinco años de edad sólo se exigirá un período mínimo de servicios de seis meses.
B) La incapacidad absoluta y permanente para todo trabajo, a causa o en ocasión del trabajo, cualquiera sea el tiempo de servicios.
C)

La incapacidad laboral absoluta y permanente para todo trabajo, sobrevenida después del cese en la actividad o del vencimiento del período de inactividad compensada, cualquiera sea la causa que hubiera originado la incapacidad, cuando se computen diez años de servicios reconocidos de acuerdo al artículo 77 de la presente ley, como mínimo, siempre que el afiliado haya mantenido residencia en el país desde la fecha de su cese y no fuera beneficiario de otra jubilación o retiro, salvo la prestación que provenga del régimen de jubilación por ahorro individual definido en la presente ley.

Quienes habiéndose incapacitado en forma absoluta y permanente para todo trabajo, no configuren la causal de jubilación por incapacidad total, por no reunir los requisitos antes establecidos, podrán acceder a la prestación asistencial no contributiva por invalidez, en las condiciones previstas por el artículo 43 de la presente ley».

Artículo 5º. (Subsidio transitorio por incapacidad parcial).- Sustitúyese el artículo 22 de la Ley Nº 16.713, de 3 de setiembre de 1995, con la modificación parcial introducida por la Ley Nº 17.859, de 20 de diciembre de 2004, por el siguiente:

«ARTÍCULO 22. (Subsidio transitorio por incapacidad parcial).- El derecho a percibir el subsidio transitorio por incapacidad parcial, se configura en el caso de la incapacidad absoluta y permanente para el empleo o profesión habitual, sobrevenida en actividad o en períodos de inactividad compensada, cualquiera sea la causa que la haya originado, siempre que se acredite:
A) No menos de dos años de servicios reconocidos de acuerdo al artículo 77 de la presente ley.
Para los trabajadores que tengan hasta veinticinco años de edad sólo se exigirá un período mínimo de servicios de seis meses.
B) Que se trate de la actividad principal, entendiéndose por tal la que proporciona el ingreso necesario para el sustento.
C) Que se haya verificado el cese del cobro de las retribuciones de actividad en la que se produjo la causal del subsidio transitorio y durante el período de percepción del mismo.

Si la incapacidad se hubiese originado a causa o en ocasión del trabajo, no regirá el período mínimo de servicios referido.

Esta prestación se servirá, de acuerdo al grado de capacidad remanente y a la edad del afiliado, por un plazo máximo de tres años contados desde la fecha de la incapacidad o desde el vencimiento de la cobertura de las prestaciones por enfermedad y estará gravada de igual forma que los demás períodos de inactividad compensada. Si dentro del plazo antes indicado la incapacidad deviene absoluta y permanente para todo trabajo, se configurará jubilación por incapacidad total.

Los beneficiarios de este subsidio quedan comprendidos en lo dispuesto por el literal A) del artículo 327 de la Ley Nº 16.320, de 1º de noviembre de 1992″.

CAPÍTULO III

FLEXIBILIZACIÓN DE LAS CONDICIONES DE ACCESO A
LA JUBILACIÓN POR EDAD AVANZADA

Artículo 6º. (Acceso a la jubilación por edad avanzada).- Sustitúyese el artículo 20 de la Ley Nº 16.713, de 3 de setiembre de 1995, por el siguiente:

«ARTÍCULO 20. (Jubilación por edad avanzada).- La causal de jubilación por edad avanzada se configura al reunir los siguientes requisitos mínimos de edad y de servicios reconocidos conforme al artículo 77 de la presente ley, se esté o no en actividad a la fecha de configuración de tal causal:

A) Setenta años de edad y quince años de servicios, o
B) sesenta y nueve años de edad y diecisiete años de servicios, o
C) sesenta y ocho años de edad y diecinueve años de servicios, o
D) sesenta y siete años de edad y veintiún años de servicios, o
E) sesenta y seis años de edad y veintitrés años de servicios, o
F) sesenta y cinco años de edad y veinticinco años de servicios.

Las modalidades de configuración de la causal previstas en los precedentes literales D), E) y F) entrarán en vigencia a partir del 1º de enero de 2010.

La jubilación por edad avanzada es incompatible con cualquier otra jubilación, retiro o subsidio transitorio por incapacidad parcial, salvo la prestación que provenga del régimen de jubilación por ahorro individual obligatorio».

Artículo 7º. (Asignación de jubilación por edad avanzada).- Sustitúyese el literal C) del artículo 29 de la Ley Nº 16.713, de 3 de setiembre de 1995, por el siguiente:

«C)

Para la jubilación por edad avanzada, el 50% (cincuenta por ciento) del sueldo básico jubilatorio al configurarse la causal, más el 1% (uno por ciento) del mismo por cada año que exceda de los respectivos mínimos de servicios que exige el artículo 20 de la presente ley, con un máximo del 14% (catorce por ciento).

Artículo 8º. (Acceso a la jubilación por edad avanzada en el régimen de transición).- Las modificaciones introducidas por el artículo 6º de la presente ley en cuanto a la configuración de la causal por edad avanzada, serán también de aplicación a las situaciones previstas por el artículo 64 de la Ley Nº 16.713, de 3 de setiembre de 1995, sin perjuicio de los derechos de quienes hubieren configurado dicha causal al amparo de lo dispuesto por el artículo 68 de la Ley Nº 16.713, de 3 de setiembre de 1995.

Cuando en los casos referidos en el inciso anterior se accediere a la jubilación por edad avanzada en las modalidades previstas en los literales B) a F) del inciso primero del artículo 20 de la Ley Nº 16.713, de 3 de setiembre de 1995, en la redacción dada por el artículo 6º de la presente ley, será de aplicación lo dispuesto por el inciso final de dicho artículo.

CAPÍTULO IV

DEL SUBSIDIO ESPECIAL DE INACTIVIDAD COMPENSADA

Artículo 9º. (De la prestación).- Institúyese un subsidio denominado «subsidio especial de inactividad compensada», de carácter mensual y en dinero, a otorgarse y servirse por el Banco de Previsión Social, en beneficio de quienes reúnan los requisitos que se establecen en el artículo siguiente.

Esta prestación se servirá por un período máximo de dos años o hasta que el beneficiario configure cualquier causal de jubilación o retiro, si esto ocurriere antes.

Los haberes del subsidio especial de inactividad compensada se devengarán a partir de la fecha de la solicitud por parte del interesado.

Artículo 10. (Condiciones de acceso).- Tendrán derecho a este subsidio quienes cumplan, en forma conjunta, las siguientes condiciones:

A)

Contar, al momento de solicitar el subsidio, con cincuenta y ocho o más años de edad y con veintiocho o más años de servicios, reconocidos conforme al artículo 77 de la Ley Nº 16.713, de 3 de setiembre de 1995, o la normativa que corresponda según el ámbito de inclusión de los mismos.

B)

Haber permanecido en situación de desocupación en el país por un período no inferior a un año, inmediatamente anterior a la fecha de solicitud del beneficio.

C)

Que la referida situación de desempleo sea forzosa y no imputable a la voluntad del trabajador, y provenga del cese por despido que no obedezca a razones disciplinarias, en actividades comprendidas en el régimen del Decreto-Ley Nº 15.180, de 20 de agosto de 1981, concordantes y modificativas, háyase o no tenido derecho a subsidio por desempleo.

La reglamentación de la presente ley establecerá los mecanismos de totalización del período mínimo de servicios exigido, en caso de que éste se conforme con actividades de diferentes inclusiones.

A los efectos del cálculo de los mínimos requeridos en el literal A) del presente artículo, se tendrán en cuenta las bonificaciones de servicios que en cada caso correspondieren.

Artículo 11. (Monto de la prestación).- El monto del subsidio especial por inactividad compensada será el equivalente al 40% (cuarenta por ciento) del promedio mensual de las remuneraciones nominales computables percibidas en los seis meses de trabajo efectivo inmediatamente previos al cese referido en el literal C) del artículo 10 de la presente ley, actualizadas hasta el mes inmediato anterior al inicio del servicio de la prestación, de acuerdo a la variación operada en el Índice Medio de Salarios elaborado conforme al artículo 39 de la Ley Nº 13.728, de 17 de diciembre de 1968.

No obstante, el monto del subsidio no podrá ser inferior a 1 BPC (una Base de Prestaciones y Contribuciones) ni superior a 8 BPC (ocho Bases de Prestaciones y Contribuciones), al valor que esta unidad tuviere a la fecha de inicio del servicio de la prestación.

El subsidio será ajustado de conformidad con la variación del Índice de Precios al Consumo, en las mismas oportunidades en que se ajusten las remuneraciones de los funcionarios públicos de la Administración Central.

Artículo 12. (Efectos del subsidio).- El subsidio especial por inactividad compensada constituye asignación computable y materia gravada a los efectos de las contribuciones especiales de seguridad social para con el Banco de Previsión Social, y los períodos por los que se sirva serán computables a los efectos jubilatorios en dicho instituto.

Inclúyese este subsidio entre las partidas exceptuadas del pago del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas, a que refiere el inciso segundo del literal C) del artículo 2º del Título 7 del Texto Ordenado 1996, en la redacción dada por el artículo 8º de la Ley Nº 18.083, de 27 de diciembre de 2006.

Artículo 13. (Incompatibilidades).- El subsidio instituido por la presente ley es incompatible con la percepción de ingresos provenientes de actividades remuneradas de cualquier naturaleza, así como con el cobro de todo tipo de jubilación, pensión, retiro o subsidio, salvo que se tratare de pensiones de sobrevivencia, en cuyo caso se abonará la cantidad en que el subsidio especial de inactividad compensada las superare.

CAPÍTULO V

DEL CÓMPUTO FICTO DE SERVICIOS A LA MUJER
POR CARGAS DE FAMILIA

Artículo 14. (Cómputo ficto).- A los efectos del cómputo de años de servicio a que refiere la Ley Nº 16.713, de 3 de setiembre de 1995, las mujeres tendrán derecho a computar un año adicional de servicios por cada hijo nacido vivo o por cada hijo que hayan adoptado siendo éste menor o discapacitado, con un máximo total de cinco años.

En todos los casos, los servicios computados fictamente conforme a lo previsto por el presente artículo, serán considerados ordinarios (artículo 36 de la Ley Nº 16.713, de 3 de setiembre de 1995) y no podrán utilizarse para reformar cédula jubilatoria alguna.

CAPÍTULO VI

DISPOSICIONES GENERALES

Artículo 15. (Financiación).- Las erogaciones derivadas de la aplicación de la presente ley serán atendidas por Rentas Generales, si fuera necesario.

Artículo 16. (Reglamentación).- El Poder Ejecutivo reglamentará esta ley dentro del término de treinta días siguientes al de su promulgación.

Artículo 17. (Vigencia).- La presente ley entrará en vigencia el primer día del cuarto mes siguiente al de su promulgación, salvo las disposiciones contenidas en el Capítulo I que regirán, como máximo, a partir del 1º de julio de 2009.

Sala de Sesiones de la Cámara de Senadores, en Montevideo, a 15 de octubre de 2008.

JOSÉ MUJICA,
Presidente.
Hugo Rodríguez Filippini,
Secretario.

MINISTERIO DEL INTERIOR
MINISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES
MINISTERIO DE ECONOMÍA Y FINANZAS
MINISTERIO DE DEFENSA NACIONAL
MINISTERIO DE EDUCACIÓN Y CULTURA
MINISTERIO DE TRANSPORTE Y OBRAS PÚBLICAS
MINISTERIO DE INDUSTRIA, ENERGÍA Y MINERÍA
MINISTERIO DE TRABAJO Y SEGURIDAD SOCIAL
MINISTERIO DE SALUD PÚBLICA
MINISTERIO DE GANADERÍA, AGRICULTURA Y PESCA
MINISTERIO DE TURISMO Y DEPORTE
MINISTERIO DE VIVIENDA, ORDENAMIENTO TERRITORIAL Y MEDIO AMBIENTE
MINISTERIO DE DESARROLLO SOCIAL

Montevideo, 24 de octubre de 2008.

Cúmplase, acúsese recibo, comuníquese, publíquese e insértese en el Registro Nacional de Leyes y Decretos, la Ley por la que se flexibiliza el régimen de acceso a los beneficios jubilatorios.

TABARÉ VÁZQUEZ.
DAISY TOURNÉ.
GONZALO FERNÁNDEZ.
ÁLVARO GARCÍA.
JOSÉ BAYARDI.
MARÍA SIMON.
VÍCTOR ROSSI.
DANIEL MARTÍNEZ.
EDUARDO BONOMI.
MARÍA JULIA MUÑOZ.
ERNESTO AGAZZI.
HÉCTOR LESCANO.
CARLOS COLACCE.
MARINA ARISMENDI.

ESTO NOS SIGUEN DICIENDO HOY:

Está publicado aquí:

http://www.bps.gub.uy/innovaportal/file/6873/1/ernesto_murro_claves_economicas_nuevo_siglo_tv_13-08-2013.pdf

La otra ley importante es la de flexibilización del acceso a las jubilaciones, esto destapó o abrió un embudo por el cual mucha gente no podía pasar que era las altas exigencias, las exageradas exigencias que había para acceder a una jubilación por la ley de 1996, por la ley 16.713. 
Exageradas exigencias que hacían que mucha gente no se pudiera jubilar y se quedaba ya con edades avanzadas sin jubilaciones y sin trabajo. 
Incluso nosotros en las predicciones nos quedamos cortos, la gente que se ha jubilado es más que la que esperábamos, esto demuestra que le problema social que estaba generando esas exageradas exigencias era mayor al que nosotros preveíamos. 
P.- Al principio tuvo un crecimiento fuerte y después 
EM.- Se enlenteció pero sigue siendo importante, estamos hablando que se duplican las altas de jubilaciones. 
El BPS hasta el año 2009 venía otorgando unas 15 mil jubilaciones nuevas por año, ahora estamos otorgando 30 mil nuevas por año. 
P.- Desde la óptica de la sostenibilidad del sistema, un país con una natalidad realmente muy baja como es Uruguay, como puede afectar en el futuro 
EM.- Acá la prioridad que tuvo el gobierno pasado del Dr. Tabaré Vázquez y el gobierno actual del presidente Mujica, en ambos casos hay una preocupación humana especial que es el acceso de la gente a su jubilación. 
Hoy tenemos que el 96% de los mayores de 65 años cobran una jubilación o pensión. 
Esto es un logro histórico, esto es lo que hace que Uruguay aparezca por ejemplo en este informe que acaba de aparecer ahora que es el Indice de inclusión social 2013 que publica la Americas Quarterly que está integrada por ex presidente de América que integran el comité de selección. Uruguay aparece primero, no en América latina, en América. en inclusión social. 
Entre otras razones una de las razones de esto, es por ejemplo las ventajas que se les han dado para el acceso a las mujeres a la seguridad social. Las mujeres eran siempre minoría en jubilaciones hoy son mayoría por primera vez en la historia. 
Porque se rebajó de 35 a 30 los años exigidos para la jubilación y además se otorga un reconocimiento de un año más por hijo y esto ha hecho que en estos cuatro años se hayan jubilado 40 mil mujeres, que antes no podían jubilarse. 
Porque la mujer en general durante su vida laboral se le respeta menos sus derechos laborales y de seguridad social, la mujer en general es la encargada del cuidado de los niños de, las personas mayores, de las personas con discapacidad. 
Tienen por tanto, más dificultades para tener una historia laboral completa, perfecta y eso hace que tuvieran dificultades. 
Esta ley fue una muy buena noticia. Y creo que estamos absorbiendo muy bien los costos, incluso en eso que reitero nos quedamos cortos en la estimación de cuánto podía ser. 
Hoy el BPS tiene una situación financiera sólida, sostenible y sustentable hasta el 2030esto es para quedarnos quietos? No, esto es para hacer lo que estamos haciendo, a través del Diálogo de Seguridad Social, a través de cambios graduales que se van haciendo, a través de nuevas políticas que se van haciendo, con la preocupación esencial que tiene el gobierno del acceso de la gente a una vejez lo más digna posible. 
Léalo aquí:
…///

Bienvenidos! Me encanta que participen; los Comentarios no son directos ya que debo filtrar los que son agresivos o dan datos de terceros o realizan denuncias. Deben ser Comentarios del artículo (por favor, así queda integrado, que otros puedan leer todo del mismo tema), si es por otro asunto, pueden realizar una consulta por Formulario que está en el Menú (arriba). Un gusto. Cr. Darío Abilleira

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.