Inspecciones de la DGI, se basan en Mapas de Riesgo Fiscal, cruzamiento de variables internas y externas; y se le presta atención a las Pérdidas Fiscales y Contables, o las Rotaciones de sus Inventarios


Uno lee esta noticia (que un Inspector de DGI en promedio realizó 148 actuaciones), y no hace más que confirmar lo que se cuenta pero que no se tienen datos estadísticos para emitir conclusiones, pero ahora con estos números se puede hacer algún razonamiento.

Observen que en 6 meses (los primeros 6 meses, que incluyen 2 Feriados No Laborables, una Semana de Turismo, Vacaciones Anuales, Carnaval), son 180 días. Si tomamos como que cada mes tiene 20 días laborables hábiles y no tomamos en cuenta los feriados, nos dan unos 120 días en el semestre. Quiere decir que cada inspector hizo una inspección por día y además lo terminó.

Supongamos que la mitad de lo que inspeccionan está bien (que igual tienen un trabajo para hacer) y la otra mitad (y que se dice que el porcentaje no es el 50% sino más, incluso trepa al 90%) tiene errores fiscales.

La gente que no trabaje en Contabilidad, no se dará cuenta de lo que digo; pero esto que se dice es un peligro, significa una velocidad en las inspecciones tipo ejecuciones sumariales (en sentido figurado obviamente), es prácticamente imposible llegar a una empresa y analizar toda la documentación que corresponde, entender la empresa, atender las explicaciones y ejecutar los procedimientos administrativos en tan poco tiempo. 

Lo que uno sabe que sucede en el interior, es que llegan las inspecciones, citan a los empresarios para el día siguiente, y mismo en un hotel determinan la deuda a pagar, se negocia y se cierra. Si se mira desde el punto de vista de la DGI, es excelente ( ¿excelente?, ¿cuánto renuncia por esa velocidad?) y para el Empresario del Interior también es bárbaro, se blanquea todo, y listo!. Y a seguir en la misma de siempre hasta la próxima inspección.

Pero esa forma de actuar, es un círculo vicioso; por un lado se fomenta la evasión, porque es como una ruleta, se apuesta a que lo detecten, y si cae la inspección, que detecte todo lo que deba detectar. Es muy probable que aún pagando multas y recargos, sea un negocio redondo para el empresario seguir evadiendo y la DGI se cree que hace más justa esta sociedad.

Atenta contra cualquier intento de profesionalizar la administración contable y fiscal, ¿Para qué la vamos a mejorar si después el que está enfrente tiene ante una venta en negro una inspección livianita?, por lo tanto no vale la pena contratar un Contador, pasa a ser caro el asesoramiento de un Contador, totalmente sin sentido.

¿Esto es estar en contra de las Inspecciones de DGI?, claro que no, no estoy en contra; digo que me gustaría que no se resuelvan de esa forma; porque es claro que si uno quiere trabajar en el interior es imposible llegar a cierto nivel de empresas porque es más rentable no pagar un buen asesoramiento porque a la larga cualquier inspección termina siendo más barato. No hablo de los Colegas del Interior, seguramente a ellos les suceda la mismo. ¿Cómo es posible que en el Norte la evasión ronde el 50%?, me animo a decir que si las inspecciones fuesen más detenidas, que realmente se viera que hay que aplicar la teoría, a la larga eso repercutiría positivamente, bajaría la evasión,  habría más trabajo, y la DGI recaudaría más.

……………………..

DGI reliquidó impuestos, multas y recargos por US$ 60: en seis meses

Clave. Fue tras realizar 5.698 actuaciones inspectivas; 65% en el interior

FABIÁN TISCORNIA – El País 30/07/2012

En el primer semestre del año, la Dirección General Impositiva (DGI) realizó 5.698 inspecciones en las que reliquidó impuestos y cobró multas y recargos por un total de unos US$ 60 millones.

Los datos son de la División Fiscalización de la DGI y no contienen las actuaciones que realizó la División Grandes Contribuyentes. En el primer semestre del año, cada inspector de Fiscalización realizó en promedio 148 actuaciones (entre intensivas y extensivas) dijo a El País el director general de Rentas, Pablo Ferreri.

De las 5.698 fiscalizaciones, el 65% se hizo en el interior y el 35% en Montevideo. «Esto se explica porque hay muchas actuaciones extensivas (solo se controla que el establecimiento esté inscripto como corresponde) en el Este durante la temporada turística», explicó Ferreri.

En total, la reliquidación de impuestos rondó los US$ 45 millones a los que se suman otros US$ 15 millones por multas y recargos.

De esos US$ 60 millones, «aproximadamente el 75% fueron pagados al contado o se realizaron convenios de facilidades de pago», apuntó Ferreri. En tanto, el restante 25% está «en discusión» entre la DGI y el contribuyente o «se presentaron recursos» administrativos por parte de estos, agregó.

Además de la fiscalización por la temporada turística, el organismo realizó operativos especiales en el sector transporte y en el sector de servicios para fiestas (ver nota aparte).

Ferreri destacó que aproximadamente el 47% de las 5.698 inspecciones que realizó la DGI en los primeros seis meses del año, fueron sobre empresas que «tienen más de US$ 300.000 de ingresos anuales». Al ser firmas que «manejan un volumen importante» de facturación, se «mejora la eficiencia» de las inspecciones ya que además de la «cantidad, importa la calidad» de las mismas, agregó.

EFICIENCIA. Unas 900 inspecciones de las 5.698 fueron intensivas -se controla a fondo la empresa- y en más del 90% «se obtuvieron reliquidaciones de tributos», aseguró el director de Rentas.

Según Ferreri, «en las actuaciones intensivas hemos mejorado la eficiencia producto de la utilización de tecnologías que nos han permitido afinar mucho la mira».

El uso de base de datos propias y externas, «nos permite identificar a los contribuyentes por riesgo potencial de evasión» con lo que «aumenta la tasa de éxito de reliquidación» de impuestos, afirmó el jerarca.

La DGI tiene calificados a los contribuyentes con un puntaje que va de 0 a 999 según el potencial de riesgo de evasión. A su vez, los ordena en tres segmentos de riesgo: bajo, medio y alto.

El organismo utiliza datos propios (como declaraciones de contribuyentes o resultados de auditorías) y otros de fuentes externas (por cruzamiento de datos) para crear mapas de riesgo fiscal. Se estudian las relaciones entre las 180 variables internas y 360 externas para ordenar a los contribuyentes de acuerdo al riesgo de subdeclaración. El proceso incluso detecta qué empresas presentan desvíos tributarios relevantes con respecto a la media de su rubro de actividad. Además de ese indicador, otros que pueden tomarse en cuenta son las pérdidas fiscales y contables o las rotaciones de sus inventarios, por ejemplo.

Los «niveles de productividad» por inspector junto con «la eficiencia en los promedios de reliquidación y los montos reliquidados, hablan a las claras de la calidad técnica y el compromiso de los funcionarios de la administración», aseguró Ferreri.

Un solo transportista pagó US$ 2 millones

En el primer semestre del año la Dirección General Impositiva (DGI) realizó algunos «mega-operativos» de fiscalización.

Uno de ellos fue en el sector del transporte de carga, donde hubo «reliquidaciones importantes» de tributos dijo el director general de Rentas, Pablo Ferreri. Por ejemplo, «un solo contribuyente pagó US$ 2 millones de reliquidación», informó, a lo que hay que agregarle las multas y los recargos.

Otro operativo consistió en la fiscalización en dos noches de unos 80 salones de fiesta mientras se desarrollaban eventos. Es que en 2011, el sector de servicios para fiestas evadió impuestos por US$ 16 millones según datos de la DGI. Eso representa el 60% de los impuestos que debería abonar el sector, cuando en la economía en su conjunto la evasión es de 15%.

Ferreri dijo que no cuenta con los números finales de este operativo pero adelantó que arrojará «reliquidaciones de impuestos importantes».

Además destacó que se «detectaron clubes sociales y deportivos que alquilaban salones, y en algunos casos por desconocimiento y en otros por mala utilización del instrumento, entendían que estaban exonerados de impuestos». La Constitución establece que las instituciones de ese tipo están exoneradas de tributos pero «por su objeto social» y alquilar salones «claramente no lo es», explicó.

«Hemos regularizado decenas de situaciones», finalizó.

http://www.elpais.com.uy/120730/pecono-654769/actualidad/dgi-reliquido-impuestos-multas-y-recargos-por-us-60-en-seis-meses/

…///

Bienvenidos! Me encanta que participen; los Comentarios no son directos ya que debo filtrar los que son agresivos o dan datos de terceros o realizan denuncias. Deben ser Comentarios del artículo (por favor, así queda integrado, que otros puedan leer todo del mismo tema), si es por otro asunto, pueden realizar una consulta por Formulario que está en el Menú (arriba). Un gusto. Cr. Darío Abilleira

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.