¿Son deducibles los gastos de un vehículo particular?, ¿y el IVA de dichos gastos?


Consulta Nº 5330

Se consulta en forma no vinculante, por un profesional independiente, en cuanto al tratamiento tributario a darle al gasto originado por la adquisición y mantenimiento de vehículos que son parcialmente utilizados por los funcionarios para el cumplimiento de sus tareas y parcialmente para su uso personal.

El consultante manifiesta que, con anterioridad a la reforma del sistema tributario, un criterio usualmente utilizado era considerar afectados a la empresa los 5/7 tanto del costo del vehículo como de la amortización y de los demás gastos. Este criterio se fundamentaba en permitir la deducción de aquellos gastos que fueran necesarios para obtener y conservar la renta en forma proporcional.

Sostiene el consultante que con la reforma tributaria, dado que se hace tributar un ficto por el uso de vehículos, conforme lo dispuesto por el numeral 50 de la Resolución DGI Nº 662/007 de 29.06.007, podría considerarse que la contrapartida es deducible a los efectos del IRAE y del IVA en su totalidad.

Se comparte la opinión del consultante en relación al IRAE, no en relación al IVA por los argumentos que se expondrán a continuación:

1. Con el advenimiento del IRPF y del concepto que manejó el impuesto a los efectos de entender qué era una renta en relación de dependencia gravada (Art. 32º Título 7 del TO 1996), resultó que las partidas en especie de este tipo otorgadas a los trabajadores, como proporcionarle un vehículo, se encontraban gravadas. El numeral de la resolución mencionada pretendió establecer la forma de cálculo de esa renta.

Si consideramos además que el segundo inciso del artículo 19º Título 4 del TO 1996 dispone: “…Sólo podrán deducirse aquellos gastos que constituyan para la contraparte rentas gravadas por este Impuesto, por el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas por el Impuesto a la Renta de No Residentes o por una imposición efectiva a la renta en el exterior…”, entendemos que este requisito se cumple, ya que el uso del vehículo tiene naturaleza salarial y por dicha razón se encuentra gravado.

El salario es un gasto necesario para obtener y conservar la renta y el uso del vehículo con fines particulares por el trabajador es una renta salarial.

2. En la medida en que se realicen los respectivos aportes de previsión social, para el caso de que correspondan, ya que se trata de partidas remuneratorias y en tanto sean devengadas en el ejercicio, se considerarán gastos fiscalmente admitidos (Art. 153º de la Ley Nº 16.713 de 3 de setiembre de 1995 y art. 34º del Decreto Nº 150/007 de 26.04.007). Cabe aclarar que en el caso de los directores es de aplicación lo dispuesto por el art. 33º del Decreto Nº 150/007 y son deducibles si se realizan los aportes de seguridad social.

3. En el caso del IVA no hay un cambio en la normativa a partir de la Ley Nº 18.083 de 27 de diciembre de 2006. En la medida en que el trabajador es quien utiliza el vehículo para sus fines personales, esta proporción del IVA compras no puede ser deducido por la empresa. Sí podrá ser considerado dicho IVA un gasto para la liquidación del IRAE.

07.07.010

Bienvenidos! Me encanta que participen; los Comentarios no son directos ya que debo filtrar los que son agresivos o dan datos de terceros o realizan denuncias. Deben ser Comentarios del artículo (por favor, así queda integrado, que otros puedan leer todo del mismo tema), si es por otro asunto, pueden realizar una consulta por Formulario que está en el Menú (arriba). Un gusto. Cr. Darío Abilleira

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.